• Jorge Meléndez

Abrete a merecer y a recibir

¿Porqué es tan difícil recibir o creer que merecemos? Me resulta curioso cuando escribo de ciertos temas y reciben una respuesta tan amplia, como el tema de ayer. (Puedes leerlo aquí www.jorgemelendez.com.mx/blog/un-mensaje-que-mereces-recibir). Temas como merecer, recibir y auto-reconocernos tocan una parte muy especial en cada uno de nosotros, por diferentes razones.


En mis casi treinta años de trabajar en (mi) crecimiento y desarrollo personal, este tema de merecer y recibir siempre es uno que rehusa ser encajonado en la racionalidad mental en la que vivimos. Hemos sido tan condicionados a vivir de manera transaccional (doy si das y si no das no doy) desde que somos niños, que nuestra mente consciente elimina el recibir y merecer de nuestro panorama y lo convierte en otra cosa.


Tan fuerte es el hábito que llevamos dentro, que ni bien hemos llegado a nuestra adolescencia o a ser adulto, cuando mostramos una tendencia hacia probar que podemos y somos capaces. Todo cumplido, reconocimiento o premio debe ser ganado, probado, merecido o aprobado por nuestro EGO, la mente racional y debe ser por alguna razón que creemos valedera o meritoria. De lo contrario, o no es aceptado o es cuestionado por sus motivaciones o razones.


Si algo he aprendido en estos años trabajando conmigo es que recibir y merecer, más que un concepto metafísico o de crecimiento personal, es una energía. Esa energía nunca está condicionada a lo que nuestra mente cree, sino a una mente Universal, sabia, que esta conectada con todo. Esta sabiduría fluye en todo momento y se conecta con la energía que fluye (o no fluye) a través de ti. Esto es lo que no sabemos, o rehusamos creer por miedo, ignorancia o desconocimiento.


Como hemos sido condicionados a pensar, a racionalizar y a tener razones para hacer o no hacer las cosas, nos hemos desconectado de este sentir, de ese fluir, de esa sabiduría. Cuando somos niños vibramos constantemente en esa energía y por eso podemos ver el brillo que vive en nuestros ojos, los sueños que salen de nuestra boca, la imaginación que aviva nuestros pasos y la manera en que vivimos en un estado de armonía o alegría constante.


Algunos viven más tiempo con ella, otros la pierden en la misma niñez. Esa pérdida o ausencia nos lleva a cuestionar todo, a dudar de todo, de no creer en ella y hasta perdemos la confianza en nosotros mismos. El blog de ayer lo escribí en realidad para decírmelo a mi. Antes de escribir el blog platicaba con una gran amiga que vive momentos de grandes desafíos, lo cual me hizo reflexionar en los que yo vivo actualmente y de ahí nació lo que escribí.


Si no aprendo a decirme algo, a reconocerme, a valorarme, a saber que merezco porque soy un ser valioso en este mundo, seguiré con mi vieja programación de esperar a que el mundo o alguien me lo diga. Al compartirlo con otros, comprendo que no estoy solo, que no estoy desconectado, que no soy una isla separada en este vasto Universo, sino que soy una parte pequeña conectada con algo extraordinariamente grande. Y eso nos hace grandes a todos, el estar conectados.


Trabajar con el merecer, el recibir y el auto-reconocerse (sin caer en el narcisismo o la negación de la realidad) es un acto de disciplina, de observación y de aceptación. Lamentablemente toda esa programación la tenemos guardada en nuestra mente subconsciente, quien gobierna el 95% de nuestros actos. Nuestra mente consciente es sólo el 5% de lo que hacemos.


¿Qué se puede hacer al respecto para borrar esa programación? Yo recomiendo esto:


1) Escuchar audios de personas que trabajen con re-programar la mente. El Dr. Bruce Lipton es muy bueno, así como el Dr. Deepak Chopra, Eckhart Tolle, el Dr. Wayne Dyer y Yehuda Berg, entre muchos más.


2) Ver videos - Del Dr. Bruce Lipton y los mencionados en el primero hay varios muy buenos en YouTube.


3) Leer libros - La Biología de la Creencia del Dr. Bruce Lipton es extraordinario, El Poder del Ahora y El Silencio Habla de Eckhart Tolle, Inmortalidad Diaria y muchos otros libros de Deepak Chopra, El Poder de la Intención del Dr. Wayne Dyer y los libros de Krishnamurti son buenos puntos de partida y/o para trabajar.


Es importante que sepas que el trabajo de re-programar la mente no tiene un tiempo definido, sino que cada persona es diferente y los resultados varían de acuerdo al nivel de dedicación, esfuerzo y disciplina que le agregues. Liberarte de tu programación es un proceso y luego de haberlo logrado, es importante cuidar el nuevo estado. De lo contrario, es como perder el peso y decir, ya puedo volver a comer y hacer lo mismo que antes. El punto no es meramente llegar a ese estado, sino preservarlo. ¿Qué vas a hacer al respecto?


¡Gracias por sacar de tu tiempo para leer este blog! Deja tus comentarios y compártelo con personas como tu. El grupo de Mentes Maestras comienza en junio y ya queda pocos lugares, si quieres saber más al respecto, deja un comentario abajo o envía un mail a jorgeamp63@mac.com.


#crecimientopersonal #mentalidad #merecer #recibir #reconocerte #blogger #anquiro #abundancia #escasez #reprogramaciónmental



Aprender a recibir y a merecer es un proceso

220 vistas

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector