• Jorge Meléndez

Como patinar en el desplazamiento


Bienvenido a la época del desplazamiento. Los tiempos de quedarse quieto, por lo menos profesionalmente, murieron. Vivimos tiempos donde puedes quedarte un tiempo, pero no mucho. Si estás buscando permanencia, longevidad, certeza y hacer carrera a la antigua, puedes morir esperando o frustrarte en el intento.


¿Qué prefieres: desplazarte o ser desplazado? Estoy claro que muchos van a optar por la primera. Desplazarte implica que tienes el control, tomas la iniciativa, anticipas las cosas y tienes claro un objetivo. Tu pones el coche en marcha y dices para donde vas. El problema es que cuando nos desplazamos hacia lo que queremos, en algún momento tenemos que hacer un alto cuando llegamos. Y ahí pueden empezar los problemas.


Cuando eres desplazado, es como cuando te montas en los carritos de choque, alguien te golpea cuando menos lo esperas o no lo viste venir. Ser desplazado puede ocurrir de dos maneras: por no actuar o por no ver las señales. Cuando nos sentimos desplazados es bien fácil caer en una posición de víctima y pensar o decir cosas como: "¿porqué me hicieron esto?", "todos los años que le di esa empresa o a esa pareja", "no valoraron todo lo que sacrifiqué", "es culpa de...", "yo no merecía eso". Tenemos una larga lista de razones para justificar cómo nos sentimos y cómo reaccionamos.


Tanto en mi trayectoria como profesional, así como en mis relaciones interpersonales, he estado en ambos lados de la moneda. Cuando estaba por cumplir siete años en el campo periodístico, recuerdo que me dije: "¿quiero estar aquí 20 años más y jugar el juego de ganar una posición por el tiempo de permanencia? Nota vital: mi salario y beneficios eran excelentes en ese momento. Mi respuesta fue no y no esperé, me desplacé (aunque muchos me dijeron que estaba loco por dejar lo que tenía en ese momento).


Por el otro lado, he estado en situaciones, tanto personales como profesionales, donde por no actuar, sabiendo lo que quiero o hacia dónde quiero ir, esperé a que el otro tomara la determinación porque no tuve la valentía (por no decir huevos) de hacerlo. Yo estaba viendo las señales; mías, de las otras personas o de la situación, pero no quería actuar por comodidad, miedo, inseguridad, apego, terquedad o simple ceguera temporal. Crecer duele. Duele más cuando sabemos que debimos haber actuado y no lo hicimos. Crecer es un acto de saber cuando desplazarte y no esperar a ser desplazado.


¿Qué puedes hacer para no sentirte desplazado por no desplazarte a tiempo?


1) Define un propósito claro de lo que quieres de tu vida y de tus relaciones

2) Adaptarte a los cambios y a crecer constantemente

3) Desarrollar habilidades que agreguen valor en todo momento

4) Saber que nada es permanente y todo es parte de tu viaje

5) No perder tu norte por querer estar cómodo (especialmente por dinero o condiciones)

6) Cuando pasa algo inesperado, hacer una pausa, tomar responsabilidad, manejar tu duelo y seguir

7) Saber que cuando eres fiel a tu propósito nada te detendrá en lograrlo


Si crees que alguien podría beneficiarse de leer este blog, te invito que lo compartas. Si deseas mantenerte informado de lo que pasa en Anquiro, busca el ícono de registrarte en esta página o ve a www.jorgemelendez.com.mx. Es gratis y no compartimos tus datos. Todos los lunes tenemos un nuevo Anquiro Podcast y lo consigues en anchor.fm/jorgemelendez y los jueves un nuevo episodio de Anquiro TV en YouTube, búscanos como Jorge Meléndez. ¡Gracias por sacar de tu tiempo para leer este blog! #desplazarte #responsabilidad #crecer #anquiro #crecimiento #propósito #habilidades #comfortzone #coaching #dreamconnector

¿Desplazarte o sentirte desplazado?

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector