• Jorge Meléndez

Cosas que mereces revisitar

¿Cuantas veces revisas que un trabajo o tarea la completes correcta o efectivamente? ¿Cuántas veces lees o te cercioras que la información que tienes ante ti la entiendes o la procesas lo mejor posible?


Ahora, ¿que tal si hicieras eso en diferentes aspectos de tu vida o con diferentes eventos que has vivido? Por experiencia propia, y de escuchar la de mucha gente, es común poner un nivel de atención, detalle o perfección a ciertas cosas y a otras no.


La semana pasada escribí durante varios días en este blog acerca del rol que tiene el pensamiento crítico en diferentes aspectos de la vida. Fueron varias las personas que me escribieron para decirme que el tema los llevó a revisar ciertos aspectos y eventos de su vida y vieron una serie de cosas que no habían visto.


Eso tiene una razón de ser. Hacer una tarea que requiere un enfoque mayormente mental o lógico no es lo mismo que revisitar algo de carácter emocional. Y el problema no es que lo sentimientos no sean lógicos o racionales, sino que muchas veces no conocemos nuestras emociones. Muchas veces las evitamos o no las manejamos adecuadamente. Tendríamos que soltar el control. Ahí el temor.


Por otro lado, no estamos conscientes de la percepción que nos llevó a ver y sentir las cosas de esa manera en el momento en que ocurrieron. ¿Cuántas cosas que hoy no te molestan hubo un momento en que no las soportabas? O viceversa.


Eso es un ejemplo simple, pero podría ser de mucho valor revisitar algunas cosas más profundas o que han tenido un gran impacto o valor emocional en tu vida. Especialmente si hoy hay ciertas cosas que no haces o ciertos sentimientos que te cuestan mostrar o liberar. Si hoy tu sabes qué hay algo que sigue rondando en tu mente o en tu campo emocional, por algo sigue surgiendo.


Tal vez tu piensas que has trabajado con el perdón en tu vida. Has hecho talleres. Has tenido tus catarsis. Has escrito cartas al respecto. Te has dicho “ya he trabajado mucho ese evento”. Todo eso está bien, pero si todavía una parte de ti sigue ausente emocionalmente, mentalmente te dices una cosa o no fluyes con la naturalidad que sabes que podrías, es posible que una parte de ti esté pidiendo que regreses a visitarlo.


Ahora, te invito que hagas la visita al evento como un invitado que va a una casa por primera vez. No como alguien que estuvo ahí ya una vez. ¿Porqué? La primera estuviste envuelto en la accion y no viste muchos detalles y cosas por estar enfocado en el evento. Esta vez vas como un observador (no juzgar) lo qué pasó.


Es como ir a una escena de un crimen o un evento y ver las cosas de otra manera. Llegar al evento como un observador que se está observando a sí mismo, sin un acervo o apego emocional, te permite descubrir muchas cosas. Desde formas de pensar que no tomaste en cuenta, cosas que ignoraste o hasta verte a ti mismo de otra manera pueden emerger como una nueva posibilidad.


Si te cuesta verte como un observador es indicador que requieres procesar algo del evento. Si te cuesta liberarte de algún sentimiento relacionado al evento dice qué hay algo todavía ahí. Si te cuesta ver las cosas de otra manera es probable que haya un apego (o desconocimiento) de que eres capaz de ver cualquier cosas de otra manera; sea bueno o malo.


Ahora, si te das cuentas de nuevas perspectivas, nuevas emociones se despiertan, o se revelan cosas a nivel de consciencia o mental, has visto el poder que posees de no sólo profundizar en algunas cosas, sino de tomar responsabilidad a un nuevo nivel de las cosas.

Ser responsable de las cosas no es cambiarlas, sino ver cómo fuiste causa en ellas. Esta nueva perspectiva no te mantiene víctima de la situación sino responsable de ella. Hay una emoción distinta, un pensamiento diferente, una experiencia diferente.


El evento ya no te atrapa. No eres rehén del mismo. Tus sentimientos no siguen congelados, reprimidos o almacenados en algún lugar. Tu mente puede fluir de otra manera. Muchas de las voces que seguían siendo un disturbio ahora callan.


Ya no quieres (ni requieres) defenderte. Ya no buscas un grado de solidaridad, ni de compasión. Ya el ¿por qué me paso? se transforma en el ¿para qué me paso? El evento es el mismo, pero la manera en que lo narras, lo describes (y te describes), te sientes y lo ves ha cambiado. Nada cambió pero todo cambió para ti. Eso nada más te hace libre. ¿Qué mereces revisitar hoy que podría liberarte de algo que ya no mereces cargar?


¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog! ¿Quieres elevar tu calidad como orador, facilitador, conferencista y de tus presentaciones en general? No quieres perderte mi "Speaker Boot Camp" el sábado 17 de agosto. Mis veinticinco años de experiencia los voy a condensar en 5 herramientas poderosas para un grupo de 30 personas. Será un día intenso, interactivo y de mucho valor agregado. Si quieres ser parte de este selecto grupo, escribe un mail a jorgeamp63@mac.com o un whats app al +5215511392095.


#crecimientopersonal #mentalidad #responsabilidad #poder #abundancia #miedos #libertad #anquiro #blogger #valentía


Revisitar eventos de tu vida puede abrir muchas puertas y sanar heridas.

86 vistas1 comentario

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector