• Jorge Meléndez

Cuando no estás ni allá, ni acá

¿Te has sentido alguna vez que en ciertas situaciones o momentos de la vida, sueles estar en un lugar similar? Es como si pasaran diferentes escenas de tu vida y te encuentras que no estás ni allá, ni acá, sino en el medio. Es una banda ancha donde estas bien y hasta reconocido, pero no es la frecuencia que sabes en realidad en la que quieres estar vibrando.


Dicen que las señales pueden encerrar grandes mensajes. Si es así, tengo un mundo de cosas por aprender. En estos días he evaluado varios momentos de mi vida y me di cuenta de algo que me dolió mucho reconocer: destacarte no es lo mismo que distinguirte o definirte. Tu puedes destacarte por ser parte de algo que pocos hicieron, pero nunca distinguirte por estar dispuesto a pagar el precio para llegar a donde nadie llegó.


He tomado el riesgo de dar un salto para hacer algo importante. He escuchado mi intuición de creer en ese impulso inicial. He tenido el nivel de compromiso para sostener ese impulso y hasta he crecido dentro de la oportunidad. En más de una ocasión he llegado hasta un punto que define a los que llegan más allá de la mayoría, pero no he dado ese salto extra que define a los que van más allá.


Esto no invalida muchos logros de mi vida, sino que los pone en perspectiva. Me siento orgulloso y bendecido por lo que he hecho. Ahora, todo el mundo sabe hasta donde ha llegado y hasta dónde quiere llegar. Aunque el mundo nunca sepa lo que realmente vive en tu corazón, tus emociones te dicen algo cuando sabes que hay algo por hacer o lograr en la vida que mueve tus fibras. Yo se cuáles son algunos de los míos que todavía no he logrado. ¿Sabes cuáles son los tuyos?


El otro día uno de mis mentores me preguntó: ¿porqué haces lo que haces, de escribir un blog, de ser coach/consultor, de crear talleres, etc.? Lo pensé mucho y mi respuesta fue: "porque amo servir a la gente, pero creo honestamente que este es el vehículo o instrumento que la vida me ha dado en este momento para aprender de los demás. Siento que estoy en tránsito, que voy camino a un lugar que no sé cual es pero estoy abierto a aceptar y conocer el que se revele".


No es lo mismo vivir paralizado o atemorizado ante la incertidumbre que caminar hacia ella. Todo aquel que está aprendiendo algo o está desarrollándose en algo sabe que existe eso llamado "el proceso". Luego de dar el primer paso, viene la parte de caminar el camino, de desarrollar las habilidades, de trabajar con la parte interna (tanto mental como emocional y espiritual) y de estar abierto a aprender (tanto lo bueno como lo malo). Habrán días buenos y días que no querrás recordar. Pero todo es parte de esa llamada experiencia, que no es otra cosa que el cúmulo de las vivencias que enfrentas en el camino y luego conviertes en tu historia de éxito.


Salirte del medio, por no llamarlo mediocridad, es estar dispuesto a no conformarte. Es estar dispuesto a no seguir viendo lo que has obtenido, sino ver lo que estas por lograr y creer en ello. Es tener fe en ti, en Dios, en la vida y saber que el paso que vas a dar lo das por que hay algo por aprender de ti y que puedes ponerlo en servicio a los demás.



¿Qué pasa cuando en tu vida no estás ni allá, ni acá?

¿Qué sueño vive en ti que deseas lograr, que no has logrado, que vas a dar ese primer paso y tomar la decisión de creer en él? ¿Qué sueño sabes que vive en ti que es hora de liberarlo y darle vida? ¿Qué pasos vas a dar hacia ese sueño para comenzar tu proceso? Si estás en el medio, ni allá, ni acá, ¿que vas hacer para definirte y entregarlo todo por ese sueño? Tu vida se lo merece.


¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog! Te invito a que lo compartas con otras personas como tu!


#crecimientopersonal #coaching #emprender #blogger #anquiro #riesgo #decisión #mediocridad #éxito #merecer








270 vistas

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector