• Jorge Meléndez

Cuando no vemos la luz

Yo sé que ahora mismo muchos están viviendo situaciones muy duras. Algunos han perdido seres queridos. Algunos se han quedado sin trabajo. Algunos comienzan a pensar de dónde proveer para comer. Algunos no saben si tienen empleo. Algunos tienen gente que alimentar y personas que dependen de ellos.


A pesar de todo eso, te quiero hablar de algo que sigue vivo en ti. No es un virus, pero puede ser tan poderoso, veloz, impactante y regarse como si lo fuera. Está leyendo contigo estas líneas. Está escuchando lo que dice tu corazón. No le hace caso a lo que dice tu mente perversa, reactiva y que tanto juzga. Está en un lugar protegido. Tú no puedes hacerle daño. Nunca muere.


El problema es que puedes castigarl@ al no darle luz, vida, espacio para crecer y desarrollarse. El dolor, la desolación, el peso de la carga, la oscuridad que solo alcanzan a ver sus ojos, la falta de opciones o salidas del momento pueden llevarte a pensar que no podrás hacer eso que quieres, que deseas, que te implora el corazón.


Son de esos momentos donde te preguntas por tantas cosas: ¿para qué estoy aquí? ¿Esto es vivir? ¿Esto será así por los próximos dos, cinco, diez años? ¿Todo el sacrificio para esto? ¿Valió la pena haber hecho los sacrificios o tomar las decisiones?


Cuando más oscuro está todo. Cuando más duele todo. Cuando más parece que todo será una ruta inevitable hacia lo que no quieres y lo que siempre habías evitado que fuera. Eso escucha tu dolor. Observa tu llanto. Tiene empatía de tu existencia.


Yo estoy aquí para decirte una sola cosa. No te rindas. No le pongas candado y lances al mar lo que crees que ya no podría ser. No desistas. No creas que la oscuridad será eterna. Que los sentimientos o los momentos son permanentes. Todo es temporal.


Te hablo a ti, aunque en realidad le hablo a algo que no va a escuchar tu EGO. A algo que sabe que esto que lee es cierto y que todo puede cambiar cuando menos te lo imaginas y en formas que no crees posible.


Le hablo a esa idea que vive en ti. A ese sueño que es tan resiliente como tú. A ese ideal que sigue intacto en tu Ser a pesar de las tempestades que has vivido. Es tu faro en este momento. Esa pequeña luz que se ve a la distancia entre la lluvia, en la oscuridad, entre la tormenta, donde no sabes cómo vas a llegar a ella, pero esta ahí. A eso le hablo.


Hoy soy un simple mensajero de esa luz. Hoy simplemente vengo a recordarte que tu grandeza nunca muere. Tu puedes elegir no dejarla salir, pero no muere por las circunstancias, por los obstáculos, por las creencias, por todo lo que tu mente dice que no se puede. Esa idea está viva, Y seguirá viva aunque pienses lo contrario o sientes que no es posible.


Sólo por hoy vengo a decirte no pierdas tu fe en ella. En un suspiro, tal vez entre el llanto, en el cansancio, en la fatiga, en la desolación, en la soledad, en el encierro, en la duda, en el miedo o en ese momento que piensas que vas a rendirte, dile una sola cosa: "lo importante que sigues siendo para mi". ¿Lo harás?


¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog!


Desarrolla tus competencias y crea tu historia de éxito: Sergio Hernández Ledward, Paula Morelos y yo estaremos ofreciendo el programa "Los nuevos héroes virtuales y sus historias", que combina responder tu llamado, desarrollar tus habilidades de hablar en público y contar historias con poder on line. El mismo comienza el 1 de junio. Cupos limitados y a un precio que jamás se repetirá. Si deseas más información puedes enviar un mail a jorgeamp63@mac.com o un WhatsApp al +5215511392095.


#crecimientopersonal #mentalidad #inteligenciaemocional #abundancia #fe #blogger #anquiro #sueño #creerenti #resiliencia



Este mensaje es para algo en ti que no muere.

278 vistas

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector