• Jorge Meléndez

De la incertidumbre a la acción

Ayer comenzamos con lo que será una serie de blogs enfocados en "Despierta tu Ser" durante esta cuarentena, reposo o redireccionamiento tras la pandemia. Para mucha gente estar en su casa, quietos, sin poder tener la libertad de movimiento que les gusta, o de simplemente estar en la calle, les ha dado duro. Ir de 100 kilómetros por hora a casi 0 kilómetros ha sido una transición para los que pocos estaban listos. Pero si quieres ser responsable por ti, por tu familia y por los que te rodean, es un alto que puede ser valioso, aunque para algunos sea difícil de aceptar.


Si ya tomaste todas las medidas de precaución y prevención (lo que hablamos ayer en www.jorgemelendez.com./mx/blog/despierta-tu-ser-en-6-pasos), hoy vamos a mirar una pregunta que tal vez muchos se están haciendo. ¿Y ahora, qué? ¿Qué hago? ¿Qué sigue?


Para algunos la incertidumbre, el impacto económico, emocional, mental o espiritual esta siendo muy fuerte. El no saber de dónde va a provenir tu siguiente pago, ingreso o trabajo puede estar causando mucha angustia. El no saber cómo manejar ciertas emociones provocadas por el encierro, los miedos, los temores, las dudas, la ansiedad o la angustia puede estar generando una serie de acciones o reacciones no deseadas.


La quietud puede ser algo que muchos no saben cómo manejarla, ya que han estado impuestos al movimiento, a estar en la calle o estar con clientes cara a cara. Tener que alterar eso para aprender a conectar y relacionarse por teléfono o una cámara a distancia hay personas que lo resisten o no se ajustan con facilidad. Recuerden, es parte de un proceso. No seria eterno, pero se pueden aprender mucho en este periodo.


¿Y ahora qué? Es la pregunta del día y voy a sugerirte seis pasos que tal vez pueden ser útiles para ti.


1) Convertir el impacto en una oportunidad - Para algunos cuyo trabajo o fuente de ingreso primordial no se verá impactado por la situación, este periodo es como una pausa inesperada donde tienes que estar alerta a tu salud y a tu familia, pero todo sigue mayormente en curso. Para los que son parte de este grupo, pasar más tiempo en familia, ser creativos en su casa y poder desayunar, almorzar y cenar con tu familia no tiene precio. Poder estar cerca de tus hijos al despertar y a la hora de dormir crea lazos para toda la vida.


Para los que no son parte del grupo anterior hay una especie de mezcla agridulce. Estás en casa con los seres que amas y quieres, pero tu mente o tus emociones se pregunta: ¿Cómo voy a pagar mis deudas o cómo todo esto va a impactar mi área profesional o donde genero ingresos? Aquí es dónde valdría la pena explorar el siguiente escenario. Si no tuvieras que pagar deudas y pudieras hacer lo que realmente quisieras: ¿qué harías? Algunos ya lo saben. Otros lo semi saben. Algunos no tienen ni idea. Aquí es donde trabajar con tu mente es vital.


2) Transforma la incomodidad en una comodidad - Para todos esta situación, de alguna manera, es un inconveniente. Ahora, de se inconveniente a ser una condena es un gran trecho. Mirar el futuro con duda, miedo, temor o simplemente con peso, es una manera donde matas tu creatividad, no le das el valor que se merecen tus habilidades y tu capacidad de resiliencia. Este es el mejor momento de hacer un alto y realmente sentarte y decirte: "No quiero seguir viviendo de cheque en cheque. No quiero seguir angustiado por el dinero. No quiero seguir preocupado de tener que ir mes por mes pensando e ingeniando cómo pagar deudas".


Siéntate y escribe, cómo te gustaría vivir. De verdad, no como una fantasía, sino como una expresión de merecimiento y valor. Escribe en un papel, en detalle, cómo te gustaría vivir. Cómo te gustaría que fuera tu casa, tus espacios, tus ingresos, cómo pensarías, qué mentalidad tendrías y cuantas cosas podrías hacer que hoy no puedes hacer por no tener los ingresos o ser lo suficientemente disciplinado con tus ingresos para hacerlo. No escatimes, ni pidas poco.


3) Aprendizaje enfocado - No todo el mundo nació o requiere ser emprendedor en estos tiempos. Hay personas que nacen con la habilidad o talento. Otros la aprenden y la desarrollan. Algunos no les interesa o no es parte de su proceso de vida. Está bien. En este momento la pregunta es: ¿qué deseo hacer profesionalmente o qué deseo que sea mi primera (o segunda en algunos casos) de generar ingresos?


Algunos ya lo tienen claro y en estos momentos van a aprovechar el tiempo para lanzar su emprendimiento, producto, servicio o negocio. Me parece genial que tomes este tiempo para lanzarte de una vez y por todas a los que deseas. Otros van a tener una idea semi clara, pero van a tener muchas brechas o áreas de oportunidad como aprender del mercado, desarrollar habilidades o aprender la manera en que pueden convertir su talento en una oferta de valor.


Aquí es donde es importante hacer una de tres cosas: lanzarte a aprender, si lo tienes claro o si no lo tienes claro, pero sabes lo que requieres aprender. Observar a alguien que ya está haciendo lo que deseas hacer y/o no sabes como empezarlo o cómo hacerlo. Identificar una persona que puedas preguntar e investigar cómo se hacen las cosas, porqué se hacen de esa manera y qué puedes aprender de un nuevo modelo de negocio (y de vida). Es aprendizaje enfocado.


4) Pequeñas porciones - Hay personas que les gusta lanzarse de lleno en algo y lo hacen con todo su ser y de manera apasionada y completa. Hay personas que le gustan las dosis. Hay personas que lo piensan y/o analizan mucho antes de hacerlo. En este caso, te sugiero que lo dividas en pequeñas porciones.


Como facilitador de talleres he aprendido que la atención de la gente se puede sostener por espacios de dos horas y dar un descanso. A los niños hay que dividirlo en bloques más pequeños de quince a veinte minutos. Yo te sugiero que consideres trabajar en bloques de entre 25 a 40 minutos. Eso sí, sin distracciones. Que sean 25 a 40 minutos de total inmersión en lo que haces y luego te tomas un descanso de 5 a 15 minutos.


Definir la serie de bloques de aprendizaje enfocado que vas a tener en el día puede ser bien útil. Así sabes lo que harás en la mañana, la tarde y la noche. Podrías saber la cantidad de tiempo que va a dedicar en aprender lo que deseas y poder medir tus avances. Uno de los problemas que tenemos los eres humanos es que queremos saberlo de una o dominarlo de una. Recuerda, es un proceso en el que estás aprendiendo, observando o preguntando lo que sigue para ti.


5) Tener un mentor o compañero de estudio desafiante - Como estamos aprendiendo algo nuevo, en un entorno en el que tal vez no estamos acostumbrados, es bien fácil querer hacerlo solo, a nuestra manera, a nuestro ritmo (eso ya lo sabemos) y sin mucha observación. Aquí es donde vale la pena tener una de tres opciones: un coach, alguien que contrates para que pueda acompañarte a romper con creencias limitantes y tener avances definidos. Un mentor, alguien que tal vez le pagues, tal vez no, depende del acuerdo que establezcas. El hecho de que un mentor, alguien que ya logró lo que tu deseas, te brinde de su tiempo para hablar o reunirse contigo una vez a la semana o al mes, indica que cree en ti y me parece insensato hacerle perder su tiempo o el tuyo para dar excusa o justificaciones.


Por último, si no puedes contratar un coach o un mentor, tener un compañero de estudio o ser parte de un grupo de estudio de un enterés similar o en común podría ser útil. Ahora, debe ser un compañero o grupo que se reten, que se desafíen, que no se compren excusas o cuentos, ya que están aprovechando este tiempo de cuarentena para moverse, aunque sea un paso a la vez, pero moverse. No conformarse.


6) Definir una meta con tiempo y fecha - Este paso va a depender mucho del nivel de urgencia, claridad y el nivel de compromiso que tengas con el objetivo que deseas definir y en el periodo de tiempo que deseas definirlo.


Si tu mentalidad es "ahora quiero desarrollarlo y ahora requiero terminarlo para incluirlo en mi agenda de vida cuando las cosas se seudonormalicen", pues es vital que mentalices para ello. Por ejemplo, "para el 1 de mayo voy a tener esto completo, voy haber aprendido esta destreza y voy a tener estos pasos en movimiento".


Tal vez tu mentalidad es "deseo por lo menos en equis tiempo haber aprendido esta destreza, y haber por lo menos haber hecho estos pasos". Y, en último caso, "esto es lo que deseo conocer, saber más al respecto y para qué fecha lo haré". Si no lo haces así, se queda abierto y en el momento en que todo vuelve a la normalidad (o tengas algún grado de libertad), puedes volver a tu rutina y a tu vida normal y volver a engavetar todo esto. Este es el momento de dar pasos concretos y con crecimiento medible y no basar las cosas en subjetividades.


Recuerda, ¿y ahora qué? Visualizar y darte el permiso de comenzar a dar el siguiente paso que va a marcar tu vida y futuro profesional. Te lo mereces. ¿Qué vas a hacer hoy al respecto?


¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog!

#crecimientopersonal #emprendimiento #miedos #abundancia #merecer #blogger #anquiro #despiertatuser #mentalidad #riesgos



Este puede ser el mejor momento para lanzarte por ese sueño que has pospuesto.

84 vistas

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector