• Jorge Meléndez

El amor: las palabras y el mensaje

Te quiero. Una frase que no necesita mucha descripción o explicación. Una frase que, probablemente, es más antigua que la vida misma y que, con toda posibilidad, se extenderá mucho más allá de esta vida que vivimos. Una frase que marca un principio, un proceso y un hasta después. Podría decirse que esta frase es como una especie de jornada, ya que demarca un espacio y tiempo, así como toca muchos sentimientos e interrogantes.


¿Qué significa cada vez que decimos "te quiero"? ¿Será un momento cuando el corazón y nuestro sistema nervioso se conmovió de una manera inexplicable, inesperada o como nunca se había comportado y salió de tu boca? ¿Será un momento cuando la vida se detuvo, o tú te detuviste en el tiempo, para abrir las puertas de tu alma, de tu corazón y salieron de tu boca unas palabras que marcaron el inicio de una etapa sin igual en la vida?

¿Qué decimos, o queremos decir, o sentimos, o pensamos, o interpretan otros, cada vez que decimos “te quiero”? ¿Cuándo nos lo dicen a nosotros? ¿Buscamos aprobación, aceptación, reciprocidad o reconocimiento cada vez que lo decimos? ¿Es una frase clave para obtener algo, o tener acceso a algo? ¿Es una frase que la dices desde la claridad o la confusión? ¿Es una frase que envía señales de impresión al que lo escucha, pero es auténtica para el que la dice? ¿Es una frase de moda para lucir bien, impresionar a tus amigos o círculo social y enviar un mensaje a la sociedad de que tienes lo que debes tener, pero no sientes lo que realmente quieres y sabes que puedes sentir?


¿Cuántas canciones, de todo tipo, han sido inspiradas por el amor o el desamor? ¿Cuántas pinturas o esculturas hemos podido apreciar en museos vistas por el lente del amor? ¿Cuántas películas vemos en la pantalla gigante cada mes cuyo mensaje radica en la fortaleza del amor? ¿Cuántas obras de teatro dramatizan y nos presentan en cada acto esta fuerza que nos levanta del asiento, nos retuerce el corazón, nos desencaja de la risa, nos hierve la sangre o nos evoca las lágrimas? ¿Cuántas series de televisión o telenovelas dramatizan esta energía creadora que nos mantienen pegados a la pantalla hasta sentir o ver un desenlace?


¿Cuántas poesías han sido inspiradas en el misterio, la fuerza, la claridad o el poder del amor? ¿Cuántos libros han sido testigos de la percepción de su creador para convertirse en un transmisor tan fuerte como el amor mismo ante el lector? ¿Cuántas cartas han sido diario de un sentimiento que evoluciona con el alma misma? ¿Cuántas postales son enviadas por la ebullición del sentimiento? ¿Cuántos correos electrónicos, what's app y mensajes de texto se mueven a la velocidad de las ondas, de la luz y del sonido con la simple intención de transmitir un latido y conectarlo con otro latido al otro lado de la pantalla?


¿Sientes peso al decirla? ¿Sientes miedo al decirla o de decirla? ¿No la dices por temor a la reacción (o la no reacción), el llamado rechazo de los otros si no responden a la frase como esperas? ¿Te sirve de herramienta o vehículo de manipulación para dejar las cosas como están y no mirar como verdaderamente están las cosas? ¿Lo dices pensando en el futuro, como si el decir “te quiero” es un pegamento, una garantía o una muestra de lo que has hecho por alguien y eso es suficiente como para mantenerlos en un mismo sitio?


¿Es la frase un símbolo o recreación del pasado, como una especie de cuenta acumulativa o un certificado de depósito de lo que se ha vivido y se reconfirma con decir “te quiero”? ¿Es una declaración que dice entrelíneas: “las cosas tienen que quedarse como son para sentirme tranquilo y/o seguro, como las conozco y me gusta que estén, como deberían ser o cómo tienes que comportarte para entonces responderte de forma afectuosa? ¿Es una frase para amedrentar a alguien o para hacerte el indispensable para que tu amor se convierta en necesidad? ¿Apego?


¿Es una frase rutinaria que se dice en automático pero no se siente? ¿Es una frase que sabes lo que quiere decir y esperas algún día, tal vez, sentirlo? ¿Lo sentíste una vez, pero el dolor del golpe del ayer te aleja de pensar que puedes vivirlo otra vez? ¿Es una frase semi utópica, ya que los amores tienen que ser sensatos, realistas, con los pies en la tierra y por ello puede perderse la pasión, la espontaneidad, la creatividad, la imaginación y el encanto, que son más bien de cierta época de nuestra juventud?


¿Vives esperando que te digan que te quieren, pero no ves los actos de amor que tienen hacia tí (esa persona y otras a tu alrededor) todos los días? ¿Eres de los que cree que con alguien haberte dicho que te quieren es suficiente? ¿Mucho menos con lo que se siente? ¿Vives las tormentas por ver si algún día las palabras simplemente despejarán el cielo? ¿Vives relaciones sólo para ver si la frase puede saciar tu sed de amarte a tí mismo? ¿Es te quiero un juego de palabras? ¿Es parte de un juego para simplemente pensar que estás jugando el juego o sentirte parte del juego? ¿Te estás perdiendo en el verdadero juego de la vida por miedo a jugar el verdadero juego del amor?


¿Qué tal si "te quiero" es un símbolo de una elección: de una decisión tomada para expandir, madurar, enfrentar la posibilidad de fracasar, de encarar el dolor, ya que amar significar crecer? ¿Es "te quiero" una declaración de una posibilidad que todos los días se abre a un mundo de cosas inesperadas, de descubrimientos, de abrir nuevos mundos y ver que ese amor es una muestra de amor propio?


¿Es "te quiero" una comunicación de corazón, de un entendimiento que rebasa palabras, que toca el alma y el espíritu y donde las acciones son un reflejo de la frase “te quiero”? ¿Es "te quiero" una declaración libre, sin apegos a la respuesta? ¿Es la expresión de un sentimiento que refleja congruencia entre lo que se dice y se siente? ¿Es "te quiero" un reflejo de quien eres, de tu vida y de lo que piensas del mundo?


¿Es "te quiero" para ti una expresión abierta, expansiva e inclusiva? ¿Es una invitación o expresión de tu transparencia, de tu claridad? ¿Es "te quiero" una forma de dar, así como cuando te lo dicen, de recibir amor por que mereces ser amado? ¿Es "te quiero" un recordatorio de estar en el presente, de que lo que vivimos ya pasó, que no hemos vivido el mañana y simplemente lo que tenemos es el momento para atesorar lo que sentimos, compartimos, damos y vivimos?


¿Qué tal si "te quiero" es una oportunidad para simplemente ser quien eres y descubrir a los demás por lo que son por el amor que das y el que te abres a recibir? ¿Qué va a significar "te quiero" para ti a partir de este momento más allá de lo que ya piensas?


Te invito a que hagas una simple, pero muy importante tarea: responder a unas 3 preguntas. ¿A qué personas te cuesta decirle "te quiero"? ¿En qué situaciones te cuesta aceptar o reconocer lo que sientes por alguna persona importante en tu vida? ¿Qué vas a hacer para romper con dicho hábito? (Nota: los domingos nuestro tema en el blog va dirigido a la reflexión y a la introspección).


¡Gracias por leer este blog! Déjame tus comentarios o preguntas abajo, son más que bienvenidos. Compártelo con los que pueden sacarle tanto o más valor que tu. Regístrate en la página, www.jorgemelendez.com.mx, es gratis y no compartimos tus datos. No te pierdas el más reciente episodio de Anquiro TV en YouTube, "Amate, respétate y valórate", lo puedes ver aquí https://youtu.be/2-X3X5WAw68 y cada lunes tenemos un nuevo Anquiro Podcast, lo puedes escuchar en anchor.fm/jorgemelendez.


#amor #tequiero #expectativas #consciencia #crecimientopersonal #inteligenciaemocional #anquiro #blogger #reflexion #introspeccion


¿Qué significa "te quiero" para ti?

90 vistas

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector