• Jorge Meléndez

El peligro de subestimarte

Es muy común hoy día escuchar frases como “se aprende algo todos los días”, “eso ya lo se”, “retas tus límites”, etc. Ahora, ¿qué tal si lo más importante no es si lo sabes o si lo haces, sino que te mueve hacerlo?


No es lo mismo hacer las cosas por vanidad, que por reto. No es lo mismo hacer las cosas para demostrarle a otros, que hacerlo para romper tus barreras o limitaciones.

Recuerdo que hubo una época en mi vida donde hacía muchas cosas para demostrarle a un grupo de personas que era capaz. También buscaba reconocimiento y ser adulado. Es más, muchas veces me subestimaba solo por hacer cosas que fueran elogiadas por ciertas personas.


Subestimarte puede ser la peor forma de sabotearte. ¿Como sabemos si hemos aprendido? Cuando aplicamos la lección en el momento cuando lo más fácil es no hacerlo.


Este mes hice una declaración de ingresos alta. Quedan nueve días para cerrar el mes. Ayer recibí una oferta de trabajo por casi la mitad de la meta declarada para cerrar el mes.


La tentación de decir que si estaba ahí. Ahora, si aceptaba la oferta no aplicaría la lección de que mi trabajo tiene un precio del cual no estoy dispuesto a bajar. Si bajo mi tarifa es una manera de subestimarme, operar desde la escasez y sabotearme.


En otro momento de mi vida hubiese dicho que si. Esta vez tengo claro que si el Universo es abundante, ahora es cuando requiero ponerlo en práctica y sostenerlo. Yo no hago mi trabajo por el dinero, sino por la gente que impacto.

Ese impacto tiene un precio por mi experiencia, mi dedicación, mi continuo crecimiento y el valor que agrega. Ese valor no puedo permitir que lo ponga un tercero, sino yo. Ahí vive el secreto de un emprendedor o proveedor de servicios: tu le pones el precio a tu servicio y defines el cliente que deseas. No al revés.


Es bien fácil decir “valórate”, “práctica lo que sabes”, etc., pero en el momento de la verdad no lo haces. “Porque hace falta dinero”, “porque es una necesidad”, “porque te sacas del mercado si no reduces tu tarifa”.

Si eres bueno creas tu mercado. Creas y atraes el cliente que deseas. Tu haces el mercado al que quieres atraer, no al revés. Tu eres quien genera una demanda si sostienes tu oferta con el valor que merece, no el que quieren darte.


Hoy la vida te va a presentar ofertas y oportunidades. Si no tienes claro lo que vales, el valor que agrega tu oferta y el impacto que tiene lo qué haces, vas a estar sujeto al valor que otros te pongan y no el que vales. Y eso aplica en todo, no solo lo profesional. ¿Que vas hacer para sostener tu valor y tu oferta?


¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog!


#crecimientopersonal #valorarte #leccionaplicada #mindset #habilidades #mentalidad #abundancia #blogger #anquiro #escasez



110 vistas1 comentario

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector