• Jorge Meléndez

El secreto de la abundancia


Hace un par de días hablaba con varias personas sobre un tema que suele ser uno que todos les interesa, pero a pocos realmente descubrir y poner en práctica. El tema era sobre cómo funciona la abundancia y el manifestarlo en la vida.


Para empezar, no me considero un experto del tema, ya que estoy aprendiendo mucho al respecto. Lo que si puedo compartirte es que en los últimos veinticinco años, desde que he estado trabajando de manera consciente y consistente conmigo sobre este y otros temas del desarrollo personal, es que es importante tener claro una serie de distinciones y principios.


La abundancia no es la acumulación de bienes, objetos, cosas o dinero. Podría llegar a tener esa representación en algún momento, pero no es eso. Esto produce en la gente mucho conflicto por la manera en que se apega a un concepto y no a conocer una energía.


Abundancia es una manera de ser que esta conectada con una energía divina que es parte de todo, está en todo y nos rodea en todo momento. Abundancia a nivel individual es una manera de SER, una energía que emana de cada uno de nosotros y está conectada con nuestra versión más elevada.


(Es como el concepto de la energía y el estar conectado o separado. Nuestros sentidos dicen que estamos separados, pero la energía nos une y nos conecta. Cuando operamos de manera conectada, nuestra experiencia del mundo, la vida, la gente y nosotros mismos es diferente a cuando lo vemos separados).


Esto es importante porque al pensar que la abundancia es algo externo y separado de nosotros, miramos fuera y no dentro para descubrir, conectar y validar con esa fuente de abundancia que vive ya en nosotros. Es como cuando Yoda decía en “La Guerra de las Galaxias”: “es una fuerza que nos rodea, que está en todo y es conectarse con ella”.


La abundancia, contrario a lo que muchos piensan y/o practican, es un principio espiritual y no terrenal. Estamos claro que se manifiesta en el plano terrenal, pero su origen está vinculado a nuestra esencia. Muchos buscan y creen que el trabajar más o ganar más los hará abundantes cuando la respuesta no está ahí.


Trabajar con tu espiritualidad, tu nivel de conexión, de consciencia y de ser parte de todo es lo que te permitirá fluir en esa energía. Esta energía no puede retenerse o apegarse, sino fluir en ella. Aquí es cuando muchos preguntan: ¿como hago para tener más de ella o se haga más grande?


Una cosa es expandir la energía y otra cosa es querer acumular más de lo que está produce. Mucha gente quiere acumular más y ahí mata mucho el flujo de energía. El deseo de obtener, poseer o acumular es interponerse a un flujo o fluir de algo que retenerse.


El problema es que muchos quieren manifestar abundancia o prosperidad en su vida de manera desconectada, solos o desde el EGO. Eso convierte tu poder de conexión (lo que es la Abundancia) en uno de desconexión o separación y esto lo que hace es que convierte un estado natural espiritual en una búsqueda o apego terrenal.


La gente no quiere mirar adentro por tener a reconocer que solo cree en sus carencias, sus fallas o sus limitaciones. Al no mirar adentro se pierde de la oportunidad de realmente conocer sus maestros o lecciones y convierte su jornada en una cansada, frustrante, resignada, desconfiada o llena de desilusiones. No tiene que ser así.


En tus manos esta re-direccionar la busca. Al cambiar el foco, la manera en la buscas y, muy importante, lo que buscas, puede alterar para siempre tu experiencia de vida y lo que manifestas. Mañana vamos a hablar de las formas en que puedes hacerlo.


¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog!


#crecimientopersonal #abundancia #prosperidad #consciencia #espiritualidad #blogger #anquiro #mentalidad #habitos #energia










260 vistas1 comentario

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector