• Jorge Meléndez

Hora de cuestionar tus motivos

¿Quien cuestiona al que cuestiona?

¿Quien cuestiona al que opina?

¿Quién cuestiona tus propósitos?

¿Quién cuestiona tus creencias?

¿Quién observa al que observa?

¿Quien cuestiona lo que observa y cómo lo observa?


No se trata de cuestionar al otro, lo que sabemos hacer muy bien. Se trata de cuestionarnos a nosotros mismos, lo que tal vez no hacemos con la frecuencia que deberíamos. Se trata de cuestionar, no juzgar, no comparar, ni criticar, ni señalar. Sólo cuestionar.


No se trata de buscar a ver si lo que hacemos está correcto o incorrecto. Tampoco se trata si somos buenos o malos. Es cuestionar nuestras premisas, los cimentos de nuestra experiencia como ser humano: nuestras creencias. Cuando cuestionamos nuestros cimientos todo empieza a moverse. Porque vemos lo que creemos. Lo que creemos nos mueve a actuar. Lo que nos mueve a actuar es lo que, finalmente, producimos. Somos producto de nuestras creencias.


Recuerdo cuando escuché por primera vez el concepto de ser el observador del observador. Hace como unos 25 años, me regalaron un libro de Krishnamurti llamado "A los pies del maestro", donde te invitaba a ver las cosas desde una perspectiva más elevada, diferente. Luego llegó a mis manos uno de sus mejores libros, "El Despertar de la Inteligencia", donde dice que "inteligencia no es la acumulación de conocimiento, sino lo que dice tu mente cuando está quieta, silente y se vacía del ruido o caos del mundo".


Fue un libro que te invitaba a pensar, a soltar tus premisas, o al menos cuestionarlas, y observar al ser humano que podría emerger del proceso si estaba dispuesto a hacerlo. A lo largo de estos veinticinco años, he visto la importancia de sacar tiempo para pensar, para cuestionarme, para realmente ver si lo que digo que pienso, creo y hago son por las razones que digo que lo son o no.


Una de las cosas que más observo hoy día, tristemente, es que la gente no saca tiempo para pensar, para observarse, para cuestionarse. Al vivir tan sumergidos en su mundo, en querer sobrevivir a cualquier costa, no sacan tiempo para observar a la persona más importante: a si mismos. Somos rápidos para juzgarnos, criticarnos, compararnos, devaluarnos o elevarnos, todo basado en cuestiones del ego, que nos hemos olvidado de conectar con el silencio, con la quietud y con el observador que vive dentro de cada uno de nosotros.


Es interesante observar como en algunas cosas permitimos que las creencias adquieran un sentido de permanencia, de inflexibilidad o de rigidez donde no cuestionamos ni la validez, ni la funcionalidad o la falta de libertad que estos producen. Es como un acto de consciencia, inconsciente. Mientras por el otro, permitimos que otras creencias vivan con un sentido de flexibilidad, de invisibilidad o de permisividad que no cuestionamos su funcionalidad, su identidad o el impacto que tienen en nuestras vidas. Es como un acto de inconsciencia, consciente.


Pensar no es un reflejo, es un acto consciente que requiere desarrollo y práctica. No es un acto demostrativo de capacidades, de coeficiente de inteligencia o de fortaleza mental. Es un acto de despertar, de elevar la consciencia, de vida, del SER que vive en ti, pero que requiere cuidado, desarrollo y espacio para poder manifestarse. Pensar, cuando se cuestiona al pensador, no lo hace más fuerte, sino más profundo, más humano y menos reactivo. Es una oportunidad diaria que reclamar tu humanidad. ¿Qué vas a hacer para desarrollar tu observador y el pensador que vive en ti?


Te invito a compartir este blog con tus amigos. Te invito a registrarte en esta página, si no lo has hecho, www.jorgemelendez.com.mx, es gratis y no compartimos tus datos. Conoce nuestro Anquiro Podcast en anchor.fm/jorgemelendez y nuestro Anquiro TV en YouTube, nos encuentras como Jorge Meléndez. ¡Gracias por sacar de tu tiempo para leer este blog! #observador #krishnamurti #crecimientopersonal #anquiro #blogger #cuestionar #premisas #creencias #libertad #pensar

Tu observador puede impactar tu vida

97 vistas1 comentario

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector