• Jorge Meléndez

¡No agotes tus reservas!

Actualizado: 4 de nov de 2019

Vivimos en un mundo de transferencias. Bancarias, emocionales, de poder, de información, de todo tipo. Lo cierto es que hay muchas que se llevan a cabo todos los días en todo momento. Ahora, tal vez la más importante de todas es la que no has hecho.


Es hora de transferir el uso que le das a tu mente, a tus talentos y a tu esfuerzo. Repito, es hora de transferir el uso de tres aspectos importantes de quien eres. De usarlos con una mentalidad y convertirlos en una oportunidad con una mentalidad nueva o diferente.


Todos somos una posibilidad. Llámalo emprendimiento, empresa, productos, servicio o talento. Lo creas o no. Estés de acuerdo o no. Todo radica en la manera en que te veas. Cómo operes. Cómo te amplifiques. Y, hasta dónde estés dispuesto a llevar tu visión de ti mismo. Estás a una idea de poner en marcha un emprendimiento, un negocio o tener un producto o servicio como nadie más lo ha tenido.


Ahora, ¿cómo has usado tus talentos hasta este momento? La gran mayoría de nosotros (y me incluyo), hemos sido educados a usarlos para que alguien los evalúe, los utilice, los capitalice y, lamentablemente, diga hasta dónde puedes llegar con ellos. Llegó la hora de hacer un alto y revaluar cómo y de qué manera quieres seguir usándolos. Se llama ser empleado.


Esto no es malo, pero tiene un efecto devastador. Lo triste de esto es que se convierte en una creencia que muchos luego ni siquiera se dan cuenta que usan para defender un sistema y no ver cómo por tener un sueldo, pierdes la oportunidad de generar riquezas. Por defender un amo (un cheque), terminas siendo tu propio esclavo.


Estemos claros, ser empleado no es malo, pero el no conocer el efecto que tiene en el desarrollo de nuevas mentalidades, habilidades y en tu capacidad de aprender a pensar diferente y ver que otros modelos económicos o de crecimiento pueden ser viables, provoca un efecto del culto y miedo en la gente. Es por eso que la ignorancia hacia la inteligencia financiera, el emprendimiento, el creer en tus ideas o en tu capacidad de generar proyectos de alto impacto es visto con duda, temor, inseguridad o rechazo por la gente misma.


Llevo veinticinco años trabajando con cientos de miles de personas y he observado unas tres cosas que muchos de ustedes YA saben, pero a muchos les cuesta aceptar o reconocer:


1) La gente trabaja más por necesidad que por amor a lo que hace. (Ni entremos en cuantos ni les gusta lo que hacen).


2) La gente tiene un sueño o una gran meta que no han manifestado. (Ni entremos en cuantos por el punto 1 dicen que no pueden hacer el 2).


3) El miedo a ser criticado es mayor que la pasión por manifestar su sueño. (Ni entremos en cuantos por defender el 1 y devaluar el 2, nunca llegan al 3).


Si miro las condiciones sociales, económicas, políticas y, tal vez la más importante, las personales del mundo y de la gente, las cosas no han cambiado mucho en las últimas dos, casi tres décadas, que trabajo constantemente con gente. Es más, muchos podrían argumentar que las cosas se han puesto más difíciles.


Por esto, y las tres observaciones que te acabo de compartir, son razones de peso para comenzar tu proceso de transferencia. Transferir tu mente del banco de empleados al banco de emprendedores o de empresarios. Transferir tus talentos de ser evaluados a ser compartidos. Transferir tu esfuerzo de trabajar para alguien que los comparte con otros a trabajar para ti y la manera en que sirves a otros.


Estoy claro que emprender no es para todo el mundo, pero una cosa es lanzar un emprendimiento y otra es comenzar a desarrollar una mente de emprendedor y dar pasitos en este mundo. Tal vez emprender no es para ti, pero eso no quiere decir que no puedas empezar a aprender de este mundo para que si un día la vida te sorprende, estés listo para dar el salto. (El mundo de empleos, con el advenimiento de la Inteligencia Artificial, se va a reducir marcadamente en los próximos 10 a 20 años y la mujer es una que se verá bien afectada).


Ahora mismo me encuentro con muchas personas que están en el medio de un proceso de cambio o transición. Ya sea de manera obligada, forzada, inesperado o elegida. Muchos profesionales que llevan años trabajando en el mundo de ser empleados y ahora se encuentran desempleados, jubilados (o por entrar en la jubilación) o se cansaron de ser empleados y decidieron lanzarse por un sueño.


Algunos saben lo que quieren. Otros no saben lo que quieren. Unos están asustados de lo que ven. Unos pocos no saben qué hacer o cómo hacerlo, pero tiene la voluntad de aprender, de perseverar, de atravesar sus miedos y de comenzar a descubrir un mundo nuevo y plantar su bandera. ¿En cuál estas tu?


La pregunta obligada es :¿qué puedo hacer para hacer la transferencia de mente, talentos y de esfuerzos? De eso vamos a hablar en nuestro blog del lunes.


¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog!


Nota: el próximo 30 de noviembre y 1ro de diciembre es el taller de "La historia del héroe", co facilitado por Sergio Hernández Ledward y este servidor. En dos días vas a tener claramente identificada la historia que define tu vida y que será parte vital de tu marca personal. Vas a trabajar tres aspectos: las siete etapas de una vida con significado; cómo tu historia se convierte en una metáfora con poder y cómo conviertes tu historia en un regalo que compartes con poder y presencia en el mundo. Sólo 30 cupos. Escribe ahora al +52 1 55 1139 2095.



Hora de transferir tu mente, tus talentos y tu esfuerzo al banco correspondiente.




70 vistas1 comentario

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector