• Jorge Meléndez

Hora de trascender las creencias

Ayer comenzamos a platicar sobre la importancia de la espiritualidad como raíz fundamental en el desarrollo de una vida plena (www.jorgemelendez.com.mx/blog/el-árbol-de-tu-vida). Hoy vamos a ver de dónde nace la confusión o la resistencia de convertir este aspecto en uno vital, no importa si eres o no un creyente.


Hace unos años asistí a un taller de crecimiento personal cuando el facilitador preguntó: ¿qué es auto-estima para ti? Las respuestas fueron variadas, aunque todas de alguna manera hacían algún tipo de referencia a símbolos externos o materiales: dinero, estatus, posición, buen trabajo, pareja, tener un lugar donde vivir, éxito, etc. El problema no es si esto que acabo de mencionar es o no es auto-estima, sino ¿porqué la gente le da tanta importancia, al punto de que sus prácticas o hábitos diarios giran en torno a esto y cuando no tienen o pierden alguno de ellos, sienten que algo de si mismos se ha perdido?


Ahí es donde vive la oportunidad. Sabemos que es algo externo, pero lo sentimos como una carencia interna, no solamente una ausencia externa. Creemos que si tenemos lo externo, lo interno se calibra, se ajusta, se estabiliza o, peor aún, se afirma o completa. Durante mucho tiempo en mi vida, mi foco era alcanzar un nivel de éxito, tener la pareja ideal y lograr esos objetivos que tanto mi familia, mis amigos y mi círculo cercano reconocieran como un logro o el haber alcanzado cierto nivel de reconocimiento social. Pero no fue así.


¿Cuántas veces has alcanzado eso que considerabas como vital o importante, sólo para no tener la experiencia o el sentimiento que pensabas que sentirías en ese momento? Es más, ¿cuántas veces has experimentado un vacío en ciertos momentos cuando pensabas que lo que deberías estar sintiendo era algo más grande o diferente? Son muchas las personas, y me incluyo, las que se han lanzado al mar de la conquista, sólo para llegar a una playa llamada desolación.


La falta de una práctica espiritual no viene de la creencia o no creencia en un ser supremo, sino en la decepción colectiva (o personal) que existe en la brecha entre lo enseñado (o no enseñado), lo practicado y la manera en que interpretamos lo que sucede (o la llamada realidad) con respecto a la presencia y la responsabilidad de un Ser Supremo en el mundo. Dicen que la decepción nace en el momento cuando nuestras expectativas no van de la mano con lo que sucede.


¿Desde cuándo tus expectativas espirituales dejaron de estar en contacto con lo que sucede y optaste por renunciar a ellas al no ser como tu creías que debería ser? ¿Cómo lo que se vive en el mundo, especialmente la maldad, el crimen, las injusticias, la corrupción, la pobreza, la miseria, el abuso y desigualdad, creemos que deben ser resueltas por una deidad y no por el avance de consciencia del hombre?


En este caso, mucho proviene porque lo que vive dentro de nosotros está basado en una formación o ideal y no en el desarrollo de una práctica que nos lleve a conocer, descubrir y aceptar el misterio de la vida. No se trata de lo que debe verse, escucharse o sentirse como una certeza o una verdad, sino en una aceptación de lo que pasa (bueno o malo) como parte de un plan que tal vez nunca entenderemos, porque rebasa nuestra realidad y nuestra racionalidad.


Al perder nuestra confianza en muchas instituciones sociales (entre las que más se destaca la iglesia y el gobierno), la gente ha comenzado a darle fuerza, poder y prominencia a lo que define su presencia en el mundo. Todo queda limitado a lo que puede verse o puede validarse. (Y en estos tiempos hasta lo que quiero creer aunque no sea cierto, el llamado "fake news", siempre y cuando defienda una posición aunque siga causando separación). Es por eso que en muchos casos vemos a la gente buscando validarse por lo que tiene, por lo que no tiene que quiere y podría darle estatus, por lo externo y ahí comienza a desconectarse de su mundo interno: de lo que siente, de lo que cree y de lo que no conoce que requiere descubrir.


La espiritualidad en su forma más simple es reconocer que somos algo más que un cuerpo, algo más que un cerebro y que somos parte de un todo. Al reconocer que somos más, vemos que sabemos bien poco o mucho menos. Aquí es cuando podemos hacer una de dos cosas: abrir una puerta a otra dimensión de nuestra humanidad y trascenderla o nunca abrirla, dejarla cerrada y buscar razones por las que no existe. Si te fijas, en este párrafo no hemos hablado de un ser supremo, sino de otro campo que puede definir o clarificar mucho de quién somos o cómo podemos ser mucho más de lo que creemos que somos.


Si queremos que el mundo cambie, sólo podemos controlar una cosa: el cambio que podemos hacer en nosotros mismos. Si nuestras acciones solo se basan en actos que viven y mueren en un campo terrenal porque son gobernadas por la racionalidad, la lógica, la desconexión, la desconfianza y el miedo, es posible que quedemos atrapados en un círculo vicioso. Recopilar evidencia para esto es bien fácil: mirar a tu alrededor o escuchar la situación económica, política, social y que se vive en el mundo y duplicarla.


Ahora, si comenzamos a practicar otro tipo de acciones, que trascienden nuestra razón, nuestra lógica, que nos conecten, que sirvan para sumar y no restar y multipliquen el amor, es probable abrir un círculo virtuoso donde podemos trascender nuestra humanidad. Esta evidencia se crea, se genera, se define por creer en ser más que un ser humano. Es caminar un camino donde se puede llegar a un lugar donde nos sorprendemos de ser parte de un todo y cómo tenemos un rol perfecto en ese plan donde el resultado va de la mano de la visión del caminante. Mañana vamos a completar este tema de la espiritualidad con las prácticas que puedes incorporar a tu diario vivir para tener una vida mucho más rica y profunda.


¡|Gracias por leer este blog! Te invito a que lo compartas con gente como tu que quiere mejorar y crecer y que te registres en la página, si no lo has hecho.


#crecimientopersonal #espiritualidad #mentalidad #hábitos #blogger #anquiro #abundancia #miedo #mindset #amor


¿Cómo sería trascender tus creencias?

57 vistas

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector