• Jorge Meléndez

De la mente a la manifestación

Actualizado: 27 de ago de 2018


Tu mente moldea tu vida

Gary Vaynerchuk dice que la vida empieza a los 50. Mejor dicho, que tienes permiso de caerte, fracasar, intentar de nuevo, aprender y desarrollarte lo más que puedas para que a los 50 puedas decir “ahora estoy listo para empezar”. Pues yo me acabo de dar cuenta que estoy empezando a pensar ahora, después de los 50.


Si, tal como lo acabas de leer. Estoy empezando a pensar ahora que estoy casi rayando los 55. Cuando lees esa oración, ¿qué piensas o pasa por tu mente? Esa aseveración puede ser interpretada como “Entonces, ¿qué has hecho los primeros 50 años de tu vida?, ¿Te quedaste bruto?, ¿Dónde quedó tu inteligencia?, ¿Para qué tienes la mente o la inteligencia?"


Yo no tengo ningún reparo en decirlo abiertamente. Porque durante mis primeros 50 años, cuando más creía que pensaba, sabía o demostraba, lo más que hacía era dar vuelta en círculos como el perro que se busca la cola. No fue hasta que me dije: ¿quieres seguir el mismo camino los próximos 50? Obviamente que no.


Parecer inteligente, con habilidades y talentos, tomar decisiones, reaccionar y hasta cómo hacer para sobrevivir no es muy difícil. Es lo que se espera de nosotros, ya que es parte del diario vivir. He estado tan inmerso en sobrevivir y hacer lo justo y necesario, que realmente desarrollar mi capacidad de tener pensamiento crítico nunca fue una prioridad para mi. Como bien nos han dicho: por hacer lo urgente, ¿cuantas veces dejamos rezagado lo más importante?


Nuestra sociedad no estimula ese tipo de pensamiento o hábito. Es más, el mundo hoy día quiere que tu pienses cada vez menos y sigas en automático cada vez más. Esa estrategia parece estar funcionando ya que cada vez vemos la manera en que cómo sociedad, y como individuos, seguimos dormidos, desconectados y protegidos del mundo externo sumergidos en nuestras propias burbujitas personales.


Recuerdo cuando estaba en la escuela superior (preparatoria o bachillerato), la literatura y las clases donde se desarrollaba el pensamiento crítico nunca fueron santo de mi devoción. Dame matemáticas, ciencias y hasta un poco de estudios sociales, y ahí me sentía como pez en el agua. Pero en el momento en que tenía que estar conmigo, mirando hacia dentro y reflexionando sobre qué pienso, y cómo pienso, ahí todo se tornaba más denso y lento.


Puedo decir, y no con orgullo, que mis primeros cincuenta años fueron para usar más mi EGO, no tanto mi pensamiento crítico. Fue mas el alcanzar, obtener, almacenar, acumular, lograr, demostrar y hacer que pensar. En el fondo lo que movía el motor era el miedo, el temor a no dar el grado, a ser juzgado, a ser evaluado, a ser rechazado, a quedarme atrás o simplemente miedo al fracaso, que mi mente era ruada y veloz para encontrar soluciones, reacciones, respuestas o alternativas, sólo para quedarme dentro del mar de la sobrevivencia.


Como escribieron en un gran libro, "La estrategia del océano azul", hemos sido parte del océano rojo por tanto tiempo, que solo pensamos y buscamos todo lo que sea parte de ese océano para sentirnos identificados, aceptados y aprobados. Hay un gran océano azul esperando a ser descubierto y compartido. Pero para llegar a ese océano hay que hacer cosas que hace que las rodillas nos tiemblen. Hay que ver las cosas de otra manera, ser visionarios, ser disruptivos, ser diferentes, pensar diferente, actuar diferente y estar dispuesto a pagar el precio de estar solo, señalado, juzgado o hasta aislado porque el mundo ataca a los que se salen del océano rojo, aunque por dentro morimos por estar en el azul.


Aprender a pensar de manera crítica no es un proceso con un objetivo en mente, ya que no se trata de lograr, alcanzar u obtener. Es aprender a observarte; como buscas, procesas, internalizas y devuelves información al mundo. Es retar desde tus premisas más básicas de cómo te ves y cómo ves la vida, hasta la manera en que piensas, callas y sostienes tus luchas internas con el fin de enfrentarlas y ver hasta dónde llegas. Hasta tienes un grupo de personas que van a ser brutalmente honestas contigo, al punto que podrías sentirte bruto o ignorante al lado de ellos, porque sabes que quieres aprender a pensar, no a defenderte o ser ágil con la respuesta.


No es leer un libro y decir lo que aprendiste, sino como este cambió tu forma de pensar, de desafiar tus percepciones y te lleva a replantearte tus acciones porque ponen al descubierto una serie de grietas o brechas entre tu forma de pensar y actuar en la vida. Congruencia deja de ser un concepto, una buena idea o una excusa repetida, sino un principio, una forma de vida y un marcador propio, no público.


Hoy que estoy por cumplir 55 años, siento que mi mente comienza revitalizarse, a ejercitarse y someterse a un proceso como cuando el artesano juega con el barro porque tiene que usar sus manos para empezar a darle forma a algo. En su mente hay un pensamiento de que el producto será una escultura, pero requiere someterse al proceso aunque no obtenga lo que ve en su mente. El proceso es inevitable, el resultado se hace más probable en la medida que más lo practique.


Tu mente ha tenido una forma por mucho tiempo porque así ha sido formada por miles de años de ser parte de la condición humana. En nuestro carácter personal, nuestra familia, amigos, sociedad y todo lo que nos rodea son los escultores que siguen metiendo la mano en el barro de tu mente. Hasta que no hagas un alto, tomes el barro en tus manos y comiences a darle vuelta a la mesa que gira, no conocerás la gran escultura que vive en tu mente y que tu y el mundo merecen conocer.


¿Qué puedes hacer para desarrollar el pensamiento crítico? Definir un porqué en tu vida que te obligue a ser diferente; leer libros que desafíen tu forma de pensar; formar parte de grupos de mentes maestras; tener un mentor que te desafíe; definir un proyecto o sueño que te inspire; retar tu manera de pensar (no es tener la razón, sino cómo convertirte en un líder de pensamiento) y que el objetivo sea verte y ver todo diferente.


Te invito a que compartes este escrito con alguien que pueda sacarle valor. Regístrate en la página www.jorgemelendez.com.mx (espera unos 3 segundos y aparece la ventanilla para hacerlo), es gratis y no compartimos tus datos. Todos los lunes tenemos un nuevo Podcast en anchor.fm/jorgemelendez y los jueves un nuevo episodio de Anquiro TV en YouTube, nos encuentras como Jorge Meléndez. #mentalidad #escultura #anquiro #coaching #oceanoazul #crecimientopersonal #pensamientocritico #desafiarte #ser #resultados

60 vistas2 comentarios

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector