• Jorge Meléndez

La guerra de las creencias limitantes

Siempre me han gustado los deportes. Desde niño siempre tuve una fascinación de aprender las reglas, guardar un registro de estadísticas, ver los partidos y poder practicarlos. Al tener dos hermanos mayores que yo, que también les gustaban los deportes, no cabe duda de que su influencia fue importante en mi vida.


Tuve la fortuna de formar parte de diferentes equipos de béisbol, básquetbol y voleibol durante mis años de escuela elemental, intermedia y superior. Recuerdo que siempre era de los que mejor rendía en las prácticas, pero nunca llegué a ser un titular. Salía de la banca o era un reserva o suplente.


Recuerdo que hubo una época cuando me sentía frustrado, molesto e impotente, ya que consideraba que al ser el que mejor rendía en las prácticas, debería ser un titular. El problema que yo no alcanzaba a ver era que tener la disposición de hacer algo no se traduce a poseer el talento para destacarse en ello. Desarrollar una habilidad y convertirla en un talento requiere esfuerzo, sacrificio, tiempo, guía y compañía. Algo que yo no hacía.


En esos tiempos la gran mayoría de los entrenadores se enfocaban en los que parecían tener el talento o la habilidad más desarrollada. Nunca me di a la tarea de realmente enfocarme en desarrollar la habilidad en alguno de los tres deportes que más practicaba. Eso dependía de mi y en eso nunca tuve la visión o el estímulo para hacerlo.


El problema es que durante muchos años guardé dentro de mi dos creencias contra impuestas y conflictivas: quería brillar por un lado, pero pensaba que no tenía las habilidades para ser un titular, sino un suplente, por el otro. Esto no vine a darme cuenta hasta muchos años después y de trabajarlo durante mucho tiempo en el crecimiento personal.


Por esta razón comenzaba cosas y las dejaba a medias. Ideas buenas, proyectos con posibilidades, grandes oportunidades y mucho más, llegaban a mi vida. Las podía empezar con mucho entusiasmo, desarrollarlas hasta un punto, pero luego las abandonaba. Durante una época nunca me detuve a preguntarme porqué, pero sabía que algo pasaba en mi.


No fue hasta que pude identificar que al nunca trabajar una habilidad, o desarrollar un talento, empecé a creerme que toda la vida sería un suplente, que saldría de la banca. Que no importa lo que hiciera, habían personas mejores que yo, con más y mejores habilidades que yo. Fue ahí cuando pude percatarme de que nunca había hecho lo más obvio y simple: dedicarme a trabajar en mis habilidades.


El día que comencé a enfocarme en mirar la condición en la que se encuentran mis habilidades y/o las que requiero aprender, ahí pasaron dos cosas importantes: cambio la manera en que me veía y me trataba a mi mismo; segundo, pude darme cuenta que para alcanzar el éxito tengo que estar dispuesto a enfocarme en desarrollar mis habilidades, tener la disposición de usar mi energía de manera enfocada y tener las guías o el acompañamiento adecuado para lograrlo.


Hay dos tipos de historias ocurriendo en la vida de cada uno de nosotros en todo momento. La que esta sucediendo y la que tú te cuentas (o crees) que sucede. La primera puede ser debatible y estar sujeta a lo que percibe cada persona. La segunda puede ser devastadora, ya que puedes vivir con ella toda tu vida y nadie jamás se entera. Esta puede terminar alterando el rumbo de tu vida, de tus talentos y de las relaciones que tienes. Como me pasó a mi.


Durante muchos años me compré el cuento de ser un suplente y eso era lo que la vida tenía para mi. Hasta que me di cuenta que era un cuento que yo me había inventado, comprado y, hasta cierto punto, perpetuado. No más. Todos merecemos ser estelares. Tal vez no tengamos el talento para ser estelar en una cosa, pero si en otras, si desarrollamos las habilidades que todos somos capaces de hacer. ¿Qué vas a hacer al respecto?


¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog!


Nota de hoy: Tuve el gusto y el privilegio de tener de invitado hoy en mi Facebook Live de "Despierta tu Ser" al emprendedor y líder Erick Gamio. Hoy hablamos de su nuevo libro "Cómo emprender sin cagarla" y los 7 pasos previos que jamás te contaron sobre el emprendimiento.


Para descargar el libro de Erick Gamio gratuitamente, aquí la liga o enlace:


www.ErickGamio.com/Guia


Si deseas ver el "Facebook Live" de "Despierta tu Ser" con Erick Gamio, puedes hacerlo aquí:


https://www.facebook.com/Jorgemelendezlc/videos/10163490501945173/


Los contactos de Erick Gamio son:


YouTube: www.youtube.com/erickgamio

Instagram: www.instagram.com/erickgamio1

Facebook: www.facebook.com/ErickGamio

Podcast: ErickGamio.com/Spotify y ErickGamio.com/iVoox

Mentorías: www.erickgamio.com/mentorias/


Identificar tus creencias limitantes y trabajarlas es vital.




116 vistas

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector