• Jorge Meléndez

La "H" que no es silente

La letra H es un problema para muchos en la lengua española. Primero, porque muchos la omiten a la hora de escribirla en diferentes palabras. Otros preguntan: ¿es con H o no es con H? Por lo general, a la hora de pronunciarla, es silente en la mayoría de los casos. No importa el nombre o la palabra, la H está ahí, tiene presencia, aunque no tiene sonido en la pronunciación.


En la vida hay dos grandes actividades donde la H no es silente. Es más, son tan visibles que muestran mucho de quién eres y cuál es tu propósito en la vida cada vez que incurres en ellas. Estas se llaman "hábitos" y "habilidades" y el nivel de éxito o trascendencia que vamos a tener en nuestra vida va de la mano con estas dos palabras.


Los hábitos son esas acciones constantes que hacemos de manera consciente o inconsciente en nuestro diario vivir. Habilidades son hábitos desarrollados con un alto nivel de eficiencia e impacto. Ahora, para poder llegar a tener habilidades de alto impacto, es vital convertir hábitos en prácticas con propósito.


Si me hubieses preguntado hace treinta años, si era capaz de escribir un artículo para una diario o escribir como medio de comunicación y conexión con otros, mi respuesta hubiese sido: "Jamás. No estudié eso, no tengo dominio del idioma y me cuesta expresar mis ideas de manera organizada". Eso fue lo que dije cuando me ofrecieron escribir para un diario en Puerto Rico. Ahora, alguien vió en mi un potencial que yo no creía que tenia y, mucho menos, que podría desarrollarme en él. A pesar de todo esto, me ofrecieron el puesto.


Cuando acepté la oportunidad de convertirme en un reportero de un diario tuve que estar dispuesto a desarrollar una serie de habilidades, lo que conllevaría adoptar una nueva serie de hábitos. Entre esos hábitos habían cosas que no me gustaba hacer, como leer, escribir todos los días, contratar a una tutora/mentora para aprender a escribir apropiadamente y estar rodeado de muchas personas que se habían preparado en este campo y no sólo sabían más que yo, sino que ya lo hacían como profesionales. De estas personas recibiría retroalimentación constantemente.


Ahora, yo tenía dos cosas que me alimentaban y me dieron ese fuerza para poder convertir estos nuevos hábitos en habilidades que hoy impactan mi vida y, en gran medida, me permiten llegar a ti hoy por este medio: hambre (otra H) de crecer y amor por la música. Vivimos en un mundo donde todos queremos crecer y destacarnos en algo. Valdría la pena que te preguntes un par de cosas. ¿Qué hambre tienes tú de crecer? ¿Qué disfrutas tanto hacer que podrías hacerlo sin importar lo que ganes, sino por lo que sientes al hacerlo?


Si quieres llegar más lejos de lo que nunca habías pensado, será imperativo desarrollar habilidades que con toda probabilidad van a incluir adoptar hábitos que van a incomodarte y, tal vez, no gustarte. Sólo puedo decirte que si tienes una Visión de lo que quieres, eso te impulsará a ver todo como un proceso y no una condena. Re

cuerda, tus hábitos y habilidades ya están marcando tu vida. Si no te conviertes en un agente disruptivo en tu vida, todo seguirá igual. No permitas que estas dos H sigan siendo silentes en tu vida. Tu mereces más que eso, ¿no crees? #habilidades #liderazgo #emprendimiento #consciencia #crecimiento #anquiro #vision #compromiso #desarrollopersonal #habitos

124 vistas

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector