• Jorge Meléndez

La inspiración y tu divinidad


Soy fan de la gente creativa. No hay nada que me estimule más que encontrarme sumido, perplejo y atónito cuando descubro, siento y me consume la obra creativa de gente que eleva el estándar de innovar.


Dado a que durante más de dos décadas estuve muy cerca de la música y muchos artistas, esa era una fuente constante de alimento para mi espíritu, mi mente y mi consciencia.

Es por eso que tengo tanto respeto por figuras como Ruben Blades, Juan Luis Guerra, Glenn Monroig, Ilan Chester, Gian Marco, Billy Joel, Pat Metheny y tantos más. Asi mismo por autores, directores, escultores, pintores y tantas figuras más de diversas expresiones del arte.


Tuve el honor y el privilegio de entrevistar a muchos cantautores, y hacerles una pregunta que me despertaba toda la curiosidad del mundo. ¿Que te inspira a hacer lo que haces de la manera en que lo haces?

Las respuestas eran muy diferentes, pero muy unidas por un hilo conductor. Algunos decían que los inspiraba el silencio, el amor, el dolor, la naturaleza, temas en particular, decir algo, expresar lo que ven a su alrededor, rediseñarse, etc.


Cuando profundizaba y les preguntaba: ¿qué buscan del proceso? Ahí podía ver qué los unía a todos. “No busco el éxito, sino ir a donde nunca he llegado”. “No se a donde me lleve el proceso pero quiero sumirme en el para descubrir algo de mi que no conozco”. Estas respuestas despertaban en mi un sentido de ver lo desconocido como un cómplice de la libertad, de la expresión y de la vida.


¿Cómo sabes que es el momento de inspirarte?, era otra pregunta frecuente que les hacía. Me decían: “siempre llega una señal, ya sea interna o externa, de que es momento de meterme en un proceso creativo”. “Cuando me aburro”. “Cuando tengo algo que decir y quiero decirlo de una manera diferente, única”.


¿Qué es lo que más te inspira? Entrar en contacto con algo misterioso, inexplicable, que trasciende las palabras”. “Estar en contacto con algo mucho más grande que yo”. “Es un espacio que no se puede forzar, pero hay que ser constante en trabajarlo, en buscarlo, de entrar en contacto con ese espacio”.


Una vez leí que Paulo Coelho sabía cuando era el momento de escribir un libro “porque aparecía en su casa una pluma de ave”. Sting dice que le gusta “la soledad”, retirarse y estar solo en el proceso de crear. Otros requieren de trabajar en grupo. Una vez Facundo Cabral me dijo: “inspirarte es escuchar lo que otros no escuchan. Pablo Milanés escucho “YOLANDA”, yo no la escuche. Yo escuché “Mañana es un nuevo Día”, Pablo no”.


Lo que más me intrigaba era cuando les preguntaba: ¿qué haces para escuchar y reconocer la inspiración? “Llega sin aviso pero requieres estar conectado y abierto a escucharla”. “Puede llegar como un susurro, otras veces como un golpe”. “Es diferente para cada persona; algunos la trabajan todo el tiempo. Otros la trabajan por momentos”.

Lo que si puedo decir, al observar, escuchar y sentir lo que hacen otros, y por experiencia propia, que es tocar un espacio divino. Es entregarte a un poder superior y confiar a donde te lleva. Marianne Williamson en su extraordinario libro “Illuminata” dice: “tocar la inspiración no es querer convertirte en un mejor ser humano, sino en uno más capaz”. Wayne Dyer decía que “inspirarse es estar en contacto con tu espíritu y dejar que se manifieste”. En pocas palabras: trascender tu humanidad y estar en contacto con algo que te hace más que un ser humano.


¿Qué vas hacer para permitir que la creatividad se exprese a través de tu sentido de inspiración? No esperes más.


¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog! Te invito a que lo compartas con gente como tu que busca su

grandeza!


#crecimientopersonal #inspiracion #creatividad #hábitos #confiar #divinidad #expresión #libertad #artista #anquiro





108 vistas2 comentarios

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector