• Jorge Meléndez

La lucha se convierte en luz

Actualizado: 28 de ago de 2018


Revelaciones que trascienden

(Nota: tercera y última parte. Ayer se publicó la segunda www.jorgemelendez.com.mx/blog/cuando-olvidas-quién-eres).


La vida dejó de tener el mismo color, el mismo sabor y la misma chispa para Alte. Lo había perdido todo, pero lo más importante, es que había perdido contacto con quien era. Tardó años en salir de dónde estaba. Buscó trabajos donde se limitaba solamente a hacer lo justo y necesario. Se aisló del mundo. Vivía en automático. Su cara mostraba una dureza, una insensibilidad, que no era característica de su forma de ser. Parecía que la vida había hecho su trabajo: distanciarlo tanto de su esencia que había caído en la trampa de la ilusión de creer que estaba separado de todo.


Una tarde de sábado, mientras un día hermoso invitaba a la gente a salir a la calle, Alte estaba tirado en un sofá sin deseos de vivir. No podía salir de la densa nubla en la que se encontraba su vida. No veía nada, no sentía nada y no podía pensar con claridad. De repente, tocan a su puerta y por debajo de la puerta pasan un sobre con su nombre. En ese momento Alte camina hasta donde está el sobre. Se inclina a tomarlo y una estela de luz se puede apreciar en sus ojos. Un brillo que hacía mucho tiempo no se veía en ellos, pudo observarse por un instante.


Una sonrisa inesperada iluminó su rostro. Era una carta de su hermana, con la que no hablaba hacía años. Alte siempre le dejaba saber dónde estaba y cómo estaba aunque fuera de manera escueta por mensajes o tarjetas postales que le enviaba. Abrió el sobre y las lagrimas comenzaron a deslizarse por su rostro. La imagen de la foto estremeció todo su ser. Alte no estaba preparado para lo que estaba por ver, pero era justo lo que su ser necesitaba para volver a la vida.


Era una foto de su sobrino de tres años, que era idéntico a Alte a esa edad. La foto era un collage y estaba enmarcada de tal manera que las tres imágenes podían verse a la cara. Era su sobrino, su abuelo y él. Su sobrino también llevaba el nombre de Alte, en honor a su bisabuelo y a su tío. Alrededor de la foto se podía leer las tres lecciones que les habían enseñado a todos en su cultura: existe un espacio que trasciende la vida; nuestro cuerpo es un vehículo temporero donde habita un ser que es parte de ese espacio; y tu vida estará marcada por pequeños lapsos o periodos de tiempo llamadas lecciones.


Ese momento conmovió a Alte como pocas cosas lo habían hecho. No podía parar de llorar. Eran lágrimas de alegría, de felicidad, de tristeza, de asombro, de renovación, de reencuentro, de conexión y de vida. Sin pensarlo dos veces, Alte empacó sus cosas y decidió regresar a donde vivía, cerca de su hermana, donde estaban sus raíces.


Alte estaba decidido a ser para su sobrino lo que su abuelo y su padre fueron para él: una guía, un mentor, una luz en su camino. En ese momento no le importó lo que iba a encontrarse, sino la huella que iba a dejar en una persona que le había devuelto la vida. No pensaba en la victoria o en el fracaso, sino en la contribución. Alte se había vuelto a conectar con algo que trascendía lo que había vivido y le daba razones de sobra para vivir.


Su regreso a casa fue vital, ya que había recobrado lo que le daba propósito y dirección. Se había liberado de todos los sentimientos que lo habían llevado a desconectarse de quién era. Alte dedicó su vida adulta y productiva a ser ejemplo de su sobrino y de sus dos hijos que luego tuvo con Aura, la mujer que hoy es el amor de su vida. Su misión fue enseñarle a las nuevas generaciones el valor de las tres lecciones principales y a cómo manejar sus emociones.


Alte hoy es un hombre muy sabio que ha vivido mucho y ha perdido mucho, pero jamás olvida que su paso por el mundo siempre estará marcado por la lucha entre la permanencia y lo temporal. Su secreto es que en esos momentos en que te puedes desviar del camino y querer darle permanencia a lo que no lo tiene, siempre recuerda las tres lecciones para que no olvide para qué está en este mundo.


Déjanos tus comentarios, preguntas o sugerencias abajo. Si crees que alguien más debe conocer la historia de Alte, compártela. Regístrate en www.jorgemelendez.com.mx, es gratis y no compartimos tus datos, para que puedas estar al día con todo lo relacionado a Anquiro. Todos los lunes tenemos un nuevo Anquiro Podcast en anchor.fm/jorgemelendez y todos las semanas un nuevo episodio de Anquiro TV en YouTube, nos encuentras como Jorge Meléndez. ¡Gracias por sacar de tu tiempo!

60 vistas2 comentarios

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector