• Jorge Meléndez

La seducción del punto medio

Si crees que no puedes hacer nada hasta que sepas que hacer, intenta no hacer nada a ver cómo se siente.

Si crees que tomar una mala decisión es fatal, intenta no tomar ninguna por años por temor a equivocarte a ver qué sucede en tu vida. Si crees que tomar el camino incorrecto podría marcarte, sigue tomando el mismo por comodidad a ver como se siente vivir así y observa la huella que ya esta dejando.

Si crees que recibir crítica es malo, sigue viviendo esperando por la aprobación de los demás a ver cómo se siente y lo atrapado que vives.

Si crees que fracasar es malo, mira a ver cómo se siente no tener éxito.

Si crees que no eres capaz de enfrentar el crecimiento, sigue enfrentando el mismo estancamiento a ver cómo crecen tus preocupaciones y se reducen tus posibilidades.

Si crees que tienes que analizar o entender todo antes de hacerlo, mira a ver cuánto tiempo pasa y no haces nada ni con el entendimiento ni con el análisis.

Si crees que no hay suficiente para todos, sigue viviendo con lo poco que tienes a ver como se siente.

Si crees que no vales o no te lo mereces, sigue viviendo las mismas experiencias a ver si te honran o dignifican como ser humano.

Si crees que ya dejaste de creer en lo que te importaba, si viviendo cómo nada te importa a ver cómo transcurre tu existencia diaria.


¿Te identificas con alguno de estos escenarios? Yo he estado en varios de ellos, hasta que aprendí que quedarme ahí era peor que no hacer algo al respecto. Hoy ya se que es mejor actuar que conformarme o paralizarme.


Todos tenemos miedo en mayor o menor grado. Algunos no lo ven. Otros nunca lo reconocen. Otros lo niegan, lo pelean o lo resisten. Unos pocos lo distinguen, lo enfrentan y comienzan un nuevo rumbo. Esos que comienzan un nuevo camino no dejan de sentir miedo, pero este ya no los paraliza, no los detiene, no les quita su poder. Estos descubrieron que para vivir hay que enfrentar ese sentimiento, esa ilusión y cruzar esa puerta que define quien eres de quién puedes ser.


Si estás en un punto medio, en un lugar donde no quieres estar pero el miedo te ha detenido, respira, no es permanente. Es probable que tu mente haya sido seducida momentáneamente por alguno de los muchos cuentos, historias o posibles desenlaces que usa el miedo para frenar tus acciones. Es importante que recuerdes que es un gran artificio el que usa el miedo, tu mente, para proyectar en esa pantalla las posibles dimensiones que podría tener un paso en falso. Recuerda, es una proyección falsa del futuro, porque no ha pasado y no sabemos que va a pasar. (He llegado a pensar que la palabra medio la inventó un disléxico para no escribir miedo y por eso nos quedamos ahí).


Mientras más grande es el juego que quieres jugar en la vida, así de grandes serán tus miedos. El análisis no lo hará desaparecer, el tiempo no hará que se disipe. Al contrario, estos mecanismos de defensa sólo sirven para que crezca, se fortalezca y haga que tus acciones sean más limitadas. Hasta que no lo enfrentas no sabes qué va a pasar. Ahora, cuando lo haces, algo sí sucede: ya no eres la misma persona, no ves las cosas de la misma manera y cuando vuelvas al campo de batalla tu experiencia del miedo no es la misma y eso te hace un ganador. No hay un cómo, un procedimiento, sino una acción concreta, tomar un paso que hace que enfrentes el miedo sin saber el resultado. ¿Qué vas hacer hoy para salir del punto medio del miedo?


¡Gracias por sacar de tu tiempo para leer este blog! Si alguien en tu vida podría sacarle beneficio a lo que acabas de leer, te invito a que lo compartas. Regístrate en www.jorgemelendez.com.mx, es gratis y no compartimos tus datos. Todo los lunes tenemos un nuevo Anquiro Podcast en anchor.fm/jorgemelendez y los jueves un episodio de Anquiro TV por YouTube, nos encuentras como Jorge Meléndez.

El punto medio te seduce y paraliza.

68 vistas4 comentarios

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector