• Jorge Meléndez

Las recompensas esperan por ti

En nuestro último blog escribimos sobre la importancia de hacer un alto y poder hacerte algunas preguntas que podrían arrojar luz sobre algunos aspectos importantes de tu vida. (Puedes leerlo aquí www.jorgemelendez.com.mx/blog/si-hicieras-un-alto-en-este-momento). Ante las respuestas, mensajes y comentarios que recibí sobre el mismo, decidí profundizar en el tema.


Hacer un alto, especialmente en los aspectos de nuestra vida que queremos cambiar, alterar, mejorar o transformar, implica estar dispuesto a tomar decisiones, a tomar riesgos, a asumir las consecuencias y a tomar responsabilidad por tus actos. Esto es algo que mucha gente no está dispuesto a hacer. Prefieren quedarnos en un estado de limbo, de comfort, de mediocridad, de conformismo, de resignación y simplemente dejar que su existencia comience a extinguirse o apagarse.


Hace unos siete meses escuché esta frase por primera vez en un taller llamado Máximo: "Tus decisiones implican renuncias". No sólo me impactó el poder de la frase, sino la profundidad, la verdad y la extensión que tenía la misma en todos los sentidos.


Decidir sobre cualquier cosa en la vida implica estar dispuesto a renunciar a algo. Tal vez la pregunta a hacerte en este momento es: ¿en qué áreas de tu vida no estás tomando decisiones por no estar dispuesto a renunciar a los beneficios o a los apegos que tienes en ellas?


En tu relación de pareja: ¿que no decides sobre ella aunque no seas feliz en tu relación?


En tus finanzas: ¿qué no haces aunque te sigas endeudando más?


En tu salud o bienestar: ¿qué sigues ignorando para no cambiar tu estilo de vida?


En tu alimentación: ¿qué sabes que lo sigues haciendo por comodidad y hábito?


En tu descanso: ¿qué no te deja dormir con tranquilidad y prefieres ignorarlo que resolverlo?


En tu nivel de energía: ¿cómo desperdicias tu energía en cosas que sabes que no preservan tu vitalidad y presencia?


En tu nivel de productividad: ¿qué tendrías que soltar o dejar ir para realmente ser eficiente o productivo?


En tu nivel de enfoque: ¿qué tendrías que reconocer o cambiar de tus hábitos para realmente tener dirección y no distracciones en lo que realmente te importa?


En tu carrera profesional: ¿qué esperas para dar el paso que defina tu preparación tu esfuerzo y el tiempo invertido en tu carrera?


En tu familia: ¿a que no dices basta y te sigues sometiendo a relaciones tóxicas en nombre del amor o de la familia?


En tus sueños: ¿qué precio vas a tener que estar dispuesto a pagar para vivir tu más grande sueño, pero por no querer afrontar las consecuencias prefieres decirte que estás bien como estás?


Siempre vas a pagar un precio por una decisión. Decidir tiene un precio. No decidir tiene un precio. Ahora, el punto importante es qué precio va a terminar costándote más a ti. Puede ser el inmediato, como puede ser a largo plazo. Todo novel de crecimiento, liderazgo, madurez y consciencia implica tomar decisiones cada vez más grandes, importantes o arriesgadas. Como dijo una vez un autor: "el único queso gratis que vas a encontrar está en la trampa del ratón".


Renunciar a algo puede implicar enfrentar tus miedos, dolor o la incertidumbre, pero la recompensa que puedes recibir de ellas pueden ser invaluables: tu libertad, tu autenticidad y el camino a ser la mejor versión de ti. ¿Qué esperas?


¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog! Te invito a que los compartas con personas como tu. El grupo de Mentes Maestras ya comienza a llenarse. Si te interesa saber más sobre este espacio de crecimiento y manifestación de sueños, deja un mensaje abajo o envías un mail a jorgeamp63@mac.com. Son sólo 25 cupos.


#crecimientopersonal #decisiones #riesgos #inteligenciaemocional #abundancia #coaching #blogger #anquiro #mentalidad #máximo


Siempre vas a pagar un precio por un decisión: la tomes o no la tomes.




97 vistas

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector