• Jorge Meléndez

Las trampas de autoeducarte

¿Por dónde empiezo? Esta es una pregunta muy frecuente que se hacen muchas personas hoy día cuando reconocen que es importante aprender o desarrollar habilidades que le van a servir para su gran sueño, meta o proyecto. "Lo más que hay es información en la internet", escucho con mucha frecuencia, pero a la hora de llevarlo a la acción se queda en una buena idea o un mero pensamiento.


Tenemos tanta información hoy día disponible y a nuestro alcance, que en ocasiones, para algunos, puede ser atemorizante, ya sea por la cantidad o por no saber identificar cuáles son las fuentes confiables, fidedignas o aquellas que realmente son congruentes entre lo que venden y lo que realmente han logrado. Lo cierto es que hay mucha información valiosa allá fuera y podría ser de gran utilidad saber identificar algunas de las personas que pueden apoyarnos en definir, expandir y afirmar nuestro camino.


En vez de preguntarnos ¿qué requiero aprender?, tal vez podría ser útil mirar lo que deseas lograr y cuál podría ser la mejor manera de hacerlo. Una vez aprendí: "¿cómo se come un elefante? Un bocado a la vez". Dar un paso es mejor que analizar cien sin darlos.


Definir el modelo educativo que mejor se ajusta a lo que deseas lograr es tan o más importante que la meta misma. ¿Porqué? Ejemplo: el que tu seas bueno diseñando ropa no quiere decir que sabes administrar bien tu negocio. Y, como la mayoría de los emprendedores cuando comienzan, es muy probable que no tengas los recursos para pagarle a alguien que lo haga. Si no tienes por lo menos las habilidades básicas o una estructura, esto podría convertirse en un problema.


Otro punto a tomar en cuenta es: ¿qué talleres, cursos o seminarios debo tomar o participar para poder seguir desarrollando mis habilidades, expandir mi visión o tener algo a qué aspirar? Tu camino es propio, aunque hay personas que han caminado por aquí y su experiencia te va a servir para mantenerte enfocado y no desanimarte cuando te encuentre con los tropiezos, los obstáculos, cometas los errores que son inevitables en tu curva de crecimiento y cuando el mundo no responda como tu esperas.


Una de las trampas en las que más cae la gente es buscar soluciones en el modelo educativo que define y no el propósito por el cual lo está eligiendo. Hay momentos en que saber el "cómo hacer las cosas" es importante, pero si no hay un propósito definido "para qué" se hacen, tu negocio se enfocará en resolver problemas y no en crear algo diferente. Recuerda, uno de los propósitos de emprender es resolver un problema de manera diferente o única, no seguir creando problemas con el servicio o producto que ofreces.


¿Qué preguntas podrían servirte para poder definir un modelo educativo para tu sueño, proyecto, negocio, producto o servicio que vas a ofrecer al mundo?


1) ¿Cuál es mi propósito en la vida? ¿Cuál es mi propósito al comenzar este negocio o servicio? (Grabamos un podcast sobre este tema en anchor.fm/jorgemelendez, hemos escrito un blog titulado www.jorgemelendez.com.mx/blog/la-era-de-los-zombies y este jueves nuestro episodio de Anquiro TV de YouTube se enfocará en este tema). Hay un gran libro sobre este tema de Simon Sinek, titulado "Find Your Why".


2) ¿Qué persona (o personas) me inspira, y aspiro, alcanzar por su calidad, excelencia, ejemplo o impacto? Esta respuesta es crítica para comenzar a definir el modelo educativo a seguir en mi desarrollo como emprendedor o profesional independiente.


3) ¿Qué habilidades requiero desarrollar, en cuanto a mi talento o experticia se refiere, para poder capitalizar o apalancarme en el mundo de hoy o el mercado que deseo impactar? Ejemplo, si deseas ser conferencista, cómo se hace una presentación efectiva, cómo se modula la voz o cómo aprendo a contar una historia de manera conmovedora?


4) ¿Qué medio de conocimiento (o información) es el más indicado para ti? Aquí hay que hacer una importante distinción: una cosa es obtener la información o el conocimiento, otra cosa es la manera en que aprendes a aplicarlo. Hay gente que confunde obtener el conocimiento con aprender. Leer un libro es adquirir información, ver un video es adquirir información, escuchar un audio es lo mismo. Hasta que no comienzas un método de práctica y aplicación no se vuelve educación (acción de aplicar lo aprendido).


5) ¿Qué talleres, seminarios o charlas son los más efectivos para transferir el conocimiento en habilidad práctica que puedes poner al servicio de otro? La respuesta de la pregunta 2 te servirá para definir parte de la respuesta a esta pregunta. Ahora, hay personas que admiramos que no son buenos modelos educando. Son ejemplos del arte en acción, pero no son los mejores modelos para transferir conocimiento a la práctica. También es importante tomar en cuenta el foro o método de enseñanza. En algún momento tenemos que entrar en la acción para saber si la visión que tengo en mi mente tiene una manifestación clara y cómo puede mejorarse. Otro detalle, al principio puedes considerar talleres de bajo costo, pero en algún momento quieres pagar por uno que el sólo llegar al taller le da más significado a tu sueño y a estar ahí. Tu participación no es la misma cuando inviertes más en algo.


6) ¿Qué cantidad de educación es la más apropiada? Eso es relativo al tema, la habilidad, el producto, el servicio o la curva de aprendizaje en la que te encuentras. Si es una habilidad técnica, es probable que requieres un determinado tiempo. Si es una habilidad blanda, es una combinación de conocer la habilidad y el comportamiento que la manifiesta, pero es desarrollar el músculo lo que la hará crecer. Y eso sólo ocurre en la práctica, en el fogueo. Tener un mentor es clave para que vean algo de ti que tu no ves o no quieres ver.


7) ¿Cuando decir basta? La verdad, nunca. Yo digo que debemos tener dos modelos educativos, el diario personal y el anual de inversión en ti. todos los días debes sacar por lo menos 30 minutos para tu desarrollo personal y profesional. Leer, escuchar o ver algo que te impacte, que te haga pensar, que te cuestiones porqué lo hacen de esa manera y que te sirva para seguir un desarrollo o crecimiento. Luego, debes tomar por lo menos dos talleres al año donde eres un participante, donde te expongas, te muestres humilde, que te lleve a alterar tus prácticas y estar abierto a crecer, a tener hambre para alcanzar lo que sueñas. Se vale hacer pausas, pero nunca decir STOP.


¡Gracias por sacar de tu tiempo para leer este blog! Te invito a que lo compartas con otros y los invites a conocer Anquiro, queremos crear una comunidad de personas con sueños que desean encontrar los recursos más apropiados para no perder tiempo, dinero, esfuerzo o energía. Aquí te vamos a conectar con ellos. Conoce nuestro Anquiro Podcast en anchor.fm/jorgemelendez y nuestro Anquiro TV en YouTube, nos encuentras como jorge Meléndez.


#educacion #aplicacion #anquiro #simonsinek #mindset #mentalidad #emprender #blogger #habitosdiarios #practicas


7 trampas de la auto-educación


72 vistas

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector