• Jorge Meléndez

Libera la energía del 2018

¿Has tenido la oportunidad de ver alguna vez en cable televisión esos programas donde la gente acumula cosas? Gente que llega a un punto de compulsión o de apego, por no decir otra cosa, que se aislan o pierden hasta cierto contacto con la realidad. (Me he cuestionado, como con muchos otros reality shows, hasta que punto es real y cuánto es montado).


El punto no es si el programa es cierto, sino hay una realidad que vivimos todos los seres humanos: tenemos apegos. Nos aferramos a algo o queremos sujetar algo, aveces aunque nos haga daño o nos aísle del entorno que nos rodea. Así funcionan las creencias y es un punto muy importante repasar si queremos completar de manera integral el 2018 y recibir el 2019.


Ayer hablamos sobre la importancia de hacer un inventario de lo que sucedió en el 2018. Si quieres leerlo, puedes hacerlo aquí (www.jorgemelendez.com.mx/blog/2018-que-dice-tu-inventario). El punto vital del ejercicio era darte cuenta de manera objetiva, no subjetiva, qué fue lo que realmente pasó en el 2018. Mucha gente cree que lo que siente es lo que pasó o lo que opina es lo que pasó y se enfoca en una parte y no mira el cuadro completo. No es así, el año es mucho más que un sentimiento o una opinión.


Si ya tienes tu inventario pudiste ver qué cosas empezaste, que cosas dejaste a medias, que cosas completaste y qué cosas tal vez ni siquiera empezaste en el 2018. Pudiste ver qué áreas de tu vida fueron las que más atención le diste y cuáles ignoraste, evitaste, fuiste indiferente o fuiste selectivamente estratégico. Recuerda, no somos estúpidos, sino estratégicos. Todo lo que hacemos es por una razón, ya sea consciente o inconsciente. Pudiste ver si declaraste o no declaraste y qué tipo de acciones, actitudes o patrones marcaron tu vida en el 2018.


Ahora, todo lo que puede medirse, cuantificarse u observarse, ya sea porque es una meta, un objetivo o un logro, genera algo en todo ser humano. Ya sea mental, emocional o energética, ese esfuerzo (o falta de), genera un depósito en ti. Si lograste o avanzaste en tu gestión genera un tipo de depósito. Por otro lado, si no lo lograste, lo dejaste a medias o no tomas las acciones que realmente sabes que pudiste haber tomado, genera en ti otro tipo de depósito. Esa energía y emoción que generó ese depósito requiere liberarse.


Muchos van a preguntar: ¿si es bueno hay que liberarlo? Si. ¿Porqué? Cuando alcanzamos cosas buenas o metas, genera una creencia que alimenta al EGO y eso crea un sentido de comodidad, de "ya saber como hacer las cosas" y cierra un espacio que puedes tener abierto para aprender otras maneras de hacer las cosas. ¿Porqué cuando te lanzas a hacer algo que "estabas seguro que podrías hacerlo", porque tenías un grado de conocimiento o confianza, y no sucede, te sientes molesto? Porque una creencia que ya habitaba en ti llamada "yo sé como hacer esto" nubló tu campo de acciones y operaste desde ese espacio y probablemente no viste o usaste las herramientas nuevas u oportunidades que tenías cerca, "por querer hacerlo de una manera". Por eso liberamos las energía de lo bueno o lo malo, para poder crear nuevos espacios donde impera la apertura, la creatividad, la flexibilidad, la humildad, la curiosidad y el hambre de crecer.


Completa el 2018: libera la energía


1) ¿Dónde está la energía? - Si hiciste el inventario (fue parte del blog de ayer) el siguiente paso es hacer dos listas. La primera es de las 10 cosas que representan "lo que lograste, sientes orgullo o marcaron un marcado avance o crecimiento en tu vida en el 2018". Ejemplo: compré un nuevo departamento. Justo al lado vas a escribir qué sentimientos o emociones provoca en ti eso. Ejemplo: satisfacción, orgullo y merecer. Por último, ¿cómo este logro puede alimentar a mi EGO y no mi SER? Ejemplo: apegarme a esta propiedad, a vivir pensando sólo en pagarlo, cerrar a la posibilidad de que algún día podría tener algo mejor (ya sea más grande o pequeño) porque mi vida cambie y elija algo diferente para mi vida. Esa tercera mini columna es vital.


Luego vas a hacer tu lista de 10 cosas qué no lograste, que más te decepcionaron, te dolieron o no diste tu 100%, sabes que te vendiste contigo mismo y dejaste que las circunstancias te arroparan. Ejemplo: la muerte de mi madre. Justo al lado, los sentimientos o emociones que sientes al recordar ese evento: tristeza, dolor e impotencia de haber perdido un ser tan querido en mi vida. Por último: ¿cómo puedo convertir esta evento en una lección que alimente mi SER y no quedarme en la pérdida, derrota, dolor o con un sentido de victimización? Aprender a dejar ir a mi madre, seguir honrando las lecciones que me dejó, trabajar mi espiritualidad, descubrir que la mejor manera de honrar a un ser que fallece es darle a otros lo que este te dio en vida. Esta última mini columna puede transformar tu vida. Literal. Si la haces honestamente y a consciencia, puede mover muchas cosas.


2) Emociones a la superficie - Vas a darte un periodo de 24 horas (no más de 48) para lo que yo llamo "marinar" o dejar que las emociones suban a la superficie. Somos expertos en cubrir, mascarar o evitar sentir muchas emociones, especialmente las fuertes (ya sean positivas como negativas), hay gente que nunca se da el permiso de sentir alegría o entusiasmo, así como hay gente que nunca se da permiso a mostrar su ira y otros a tocar el dolor de manera clara y distintiva. Vas a darte un espacio de 10 minutos por cada evento solo para traerlo a tu mente y dejar que surjan las emociones que quieran surgir. Si quieres hacer un día los positivos y otro día los negativos, perfecto.


3) El Top 3 - Luego de dejar que cada uno de estos eventos, de manera personal, individual y porque tu cuerpo, tus emociones y tu energía lo dice, te dijera cuáles siguen vivos, a flor de piel o más evidentes que otros, vas a elegir 3 de cada grupo. Ahora, esos 3 que surjan tal vez no son los que TU crees que deben ser. Tal vez no fue el evento más doloroso el que más te sigue doliendo o tal vez no fue el logro más grande el que sigue siendo un motor. es importante que no te apegues a que sean los que tu crees que deben ser, sino los que tu energía (no tu mente) te diga que deben ser. Recuerda, tu energía se dirige hacia lo que enfocas, pero aveces lo que enfocas no es lo que más te conviene. (Ejemplo, relaciones disfuncionales).


Una vez tengas tu Top 3, estas listo para soltar toda esa energía, esa carga, esos sentimientos que te sirvieron para eso que pasó (o no pasó), pero ya es hora de soltarlo y abrirte a lo nuevo. El 2019 va a requerir de ti todo un nuevo espacio de energía vital, creativa, espontánea, abierta, dispuesta y disponible para alcanzar lo que es importante para ti en el nuevo año. Eso será el tema del blog de mañana, Completar energética y emocionalmente con el 2018.


¡Gracias por leer este blog! Te invito a que compartas con todo el mundo este serie de completar el 2018 y recibir el 2019. Son miles las personas que quieren algo nuevo en sus vidas, pero no sacan el espacio para hacerlo. Seguir en automático es cómodo, seguro y protegido, pero el precio que pagas es muy alto: tus sueños, tu vida, tu energía, tu vitalidad, tu mente y tu propósito. ¡Basta ya!


#crecimientopersonal #mentalidad #anquiro #blogger #libérate #energía #abundancia #nuevoespacio #creencias #añonuevovidanueva

El 2018 dejó muchos residuos que requieres liberar

213 vistas2 comentarios

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector