• Jorge Meléndez

El sello de un líder: amor

Actualizado: 31 de jul de 2018

Durante estos pasados dos días, tuve el gusto y el honor de trabajar de cerca de una gran líder y emprendedora de Perú, Lily Rosales. Ella es sicóloga de profesión, esposa y madre de dos hijos y lleva más de quince años que su vida gira en torno a vivir sus sueños y ser dueña de su tiempo, formando equipos de líderes dentro de la profesión de redes de mercadeo. Hoy día es libre financieramente y tiene equipos de líderes en más de 17 páises. Ella tiene un estilo de liderar, lo llama "Liderazgo Cuchi Cuchi" y es esa manera de crear grandeza, liderazgo y crecimiento desde el amor, el acompañamiento y el reconocimiento.


Dentro de las muchas enseñanzas muy valiosas que nos dejó, hubo dos que fueron certeras y puntuales, y te las comparto hoy a ti. La primera es que hay muchas mujeres que desean emprender hoy día y elegir el modelo económico adecuado para la persona es fundamental. “Yo estudié mucho años, tenía dos trabajos, pero a los 34 años sentí una decepción de que algo no funcionaba. Conocí el modelo de las redes de mercadeo y aunque al principio no sabía nada, estaba clara que este modelo me permitiría tres cosas que son bien importantes para ti: poder ser dueña de mi tiempo, poder elegir con quién trabajaba y cúanto podía ganarme”.


Para una mujer hoy día eso puede ser un gran reto, ya que en tiempos donde la desigualdad, las diferencias en salarios entre hombre y mujeres y las limitaciones o condiciones de empleo para muchas mujeres no le brinda la oportunidad de crecer, desarrollar su liderazgo y recobrar su libertad, en todos o muchos de los sentidos. “No fue fácil al principio. Salía agotada de dos trabajos a las ocho de la noche, para entonces leer libros de crecimiento personal, escuchar audios y hacer presentaciones. Fue un proceso de crecimiento único, que seguirá por toda la vida. Hoy no lo cambio por nada del mundo, ya que yo decido cuánto tiempo al día estoy con mis hijos, con mi esposo y con toda la gente que son vitales en mi vida. Trabajo con quienes quiero y hago algo que me encanta, me hace feliz y hace una diferencia en la vida de la gente”, dice.


Este mensaje aplica para los hombres también. Aunque en muchas cosas el mercado de empleo ofrece mejores condiciones de empleo para los varones, no deja de ser cierto que vivir de un empleo tradicional no genera riqueza. La enseñanza que fue muy impactante para mí, y creo que puede ser de valor para ti, fue cuando Lily habló de “Romper con tus tres ceros”. Cuando una persona va a emprender en algo hay tres ceros que van a definir el nivel de compromiso, credibilidad y entrega que tendrá hacia dicho emprendimiento.


1) Cuando el producto que eliges para emprender lo usas de tal manera que te conviertes en “producto del producto” y lo compartes de manera natural. Si tu vendes tacos, ceviche, hamburguesas o lo que sea, si no crees en el producto, no lo usas de manera natural y lo compartes de manera orgánica, no tendrá de respaldo a la persona más importante: tu. ¿Si tú no muestras el entusiasmo, la pasión o el amor hacia lo que vendes, como esperas que el mundo lo compre? Es igual en cualquier otro tipo de emprendimiento que elijas.


2) Cuando logras que una persona se interesa por ese producto de tal manera que compra o consume lo que le ofreces o vendes. No hay nada como esa primera venta. Recuerdo cuando autopubliqué mi primer libro en el 2010 y llevaba conmigo una caja de libros del pre-lanzamiento a Colombia y cuando vendí mi primer libro fue una sensación muy especial. Una cosa fue lo que sentí cuando terminé de escribir el libro; otra cuando salió de la imprenta y, otra, cuando vendí mi primer libro. Y eso que dice Lily es fundamental, si crees en lo que ofreces, es importante que lo expongas al mundo para que decidan una de dos cosas: si lo quieren o no. Está bien cualquiera de las dos.


3) Cuando tu esfuerzo en dicho emprendimiento produce un resultado que se traduce a una meta alcanzada, un objetivo logrado o un crecimiento medible.


Una vez la persona rompe con estos tres ceros “hay una diferencia en el nivel de confianza y credibilidad que tiene hacia ese emprendimiento. Por eso es importante que esa persona tenga un grado de acompañamiento, desarrollo y un plan claro para que pueda ver que su inversión vale la pena y sienta que su creencia en lo que hace aumente y se fortaleza”, agrega Lily.

Lo mismo sucede en todo tipo de emprendimiento. Si no tienes un mentor para que pueda ver tus puntos ciegos o darte guía en esta etapa de inicio; no desarrollas tus habilidades; no rompes con tus creencias limitantes; no tienes objetivos claros o medibles; y no manejas tus expectativas de manera realista, tus posibilidades de éxito serán limitadas. ¿Qué vas hacer para definir el modelo de emprendimiento que deseas elegir? ¿Qué requieres hacer para romper con tus tres ceros? #emprendimiento #hablidades #desarrollopersonal #metas #libertad #seguimiento #mentor #redesdemercadeo #resultados #compartir


100 vistas

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector