• Jorge Meléndez

Lo que oculta el cansancio

Actualizado: 2 de abr de 2019

El cansancio es inevitable cuando estas en vías de lograr un sueño. Esta el cansancio físico, el mental, el emocional y hasta el espiritual. Habrá momentos cuando sientas uno o todos, dependiendo del momento del camino de aprendizaje y/o desarrollo lleves hasta ese momento.


Si observas detenidamente, el cansancio que más agota a la gente proviene de dos lugares: la falta de un verdadero propósito o razón para hacer lo que haces y la manera en que estás manejando tus expectativas a lo largo del camino.


Cuando no tienes un objetivo claro, el desgaste de energía es inminente y claro. Puede ser que quieras hacerlo todo, que no pongas límites, que no sepas decir que no, que quieras complacer a todo el mundo, que quieras capacitarte en todo o quieras abarcarlo todo. Una cosa es ser el creador del proyecto, pero es importante recordar que no vas a hacerlo todo. Y menos hacerlo solo. De lo contrario vas a vivir desgastado y agotado.


Mucha gente se cansa de estar cansada al estar haciendo muchas cosas, pero no las que realmente quiere hacer. Cuando sabes cuál es tu propósito ese cansancio no cansa, inspira. Sabes que el camino hay que recorrerlo y la inversión de energía y emocional es vital.


El segundo cansancio es cuando no manejamos o atemperamos nuestras expectativas a la realidad. Cada vez que hacemos algo en la vida, hemos aprendido que la gente, o nosotros mismos, nos creamos unas expectativas alrededor de nuestras acciones.


La receta para la frustración, la desilusión, la impotencia y la resignación tienen algo en común: cuando no manejamos las expectativas de resultados que tenemos en nuestra mente con lo que está pasando. Es como si nuestras reservas de energía se van al futuro pensando lo bueno o malo o se van al pasado recirculando en nuestra mente escenas que menoscaban nuestra energía.


Las únicas expectativas que podrás satisfacer (o exceder) son las tuyas. Si las tienes fijadas en lo que hacen otros, podrías vivir desencantado por mucho tiempo. Si tienes claro que acciones vas a tomar y la manera en que vas a medir los avances propios y de otros, sabrás como manejar tus expectativas y los resultados que podrás tener.


No manejar tus expectativas es fórmula para el desgaste emocional, limitar tu campo de acciones y no alcanzar los resultados que quieres. Tu no puedes controlar lo que hacen los demás, sino influenciarlos. Si no trabajas este aspecto, vivirás con expectativas insatisfechas y no en las relaciones que puedes construir con los demás.


Hoy tu cansancio puede ser mental, físico, emocional o espiritual, pero la causa puede ser la falta de un “porqué o un para qué” claro y el manejo de tus expectativas y saber aterrizarte en la realidad. ¿Qué vas hacer al respecto?


¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog! Te invito a que lo compartas con gente como tu.


#crecimientopersonal #cansancio #coaching #mentoria #blogger #anquiro #mindset #proposito #expectativas #habitos



225 vistas

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector