• Jorge Meléndez

El Dr. Jekyll que llevamos dentro

Actualizado: 31 de jul de 2018

Tu gran idea lleva meses, tal vez años, rodando en tu cabeza. Le has dado mil y una vueltas en tu mente y mientras más lo piensas, más te gusta lo que ves, lo que sientes y lo que crees que puede suceder. Al otro día, te entra la duda, el temor, la incertidumbre y es como si dentro de ti viviera otro ser y la idea ya no luce tan infalible como pensabas el día anterior.


Bienvenido al club de los seres humanos, a los que tenemos un Dr. Jekyll y un Mr. Hyde dentro de cada uno de nosotros. La naturaleza del ser humano es luchar con las dos fuerzas que viven dentro de cada uno de nosotros. Todo el mundo le pone nombres diferentes y cada una describe de cierta manera lo que vive en cada una de ellas. Algunas de las más conocidas son lo positivo o lo negativo, el bien y el mal, la luz y la sombra, el ying y el yang, el amor y el miedo, y así podemos mencionar muchas más, pero ya sabes lo que quiero decir.


Si eres un emprendedor y tienes una idea o un sueño que te mueve, te ilusiona o sientes que puede impactar al mundo, estas dos fuerzas tienen un valor y una razón de ser. Hay gente que por sentir miedo, matan sus ideas sin ni siquiera expresarlas, darles vida o por lo menos compartirlas. Hay gente que siente duda o inseguridad y si no sabe cómo hacerlo, no lo hace. Y liquidan una idea que puede cambiar el rumbo y el resto de su vida.


Pero hay unos pocos, los llaman locos, atrevidos, ingenuos, arriesgados o hasta intrépidos, que hacen una sola cosa: creer en su idea, en su visión y se lanzan a manifestarla. Esos también sintieron (y sienten) esa dicotomía del miedo o la valentía. La única diferencia es que eligieron la valentía y estuvieron dispuestos a enfrentar las consecuencias, el caerse, la burla y hasta perderlo todo. Y no una vez, muchas, para llegar hasta donde pocos llegan.


Hace veinte años surgió en mi mente la idea de escribir un libro por primera vez. Tuve una primera oportunidad de hacerlo en 1998. Tenía el dinero, la idea, el tiempo y hasta el contenido claro para hacerlo, pero por el miedo no lo hice. Lo peor del caso es que lo justifiqué con el hecho de que cómo me había casado, mejor era tener un negocio con mi entonces esposa, que escribir un libro. Perdí más de 350 mil dólares con el periódico. No fue hasta el 2010 que publiqué mi primer libro. Lección aprendida.


Hoy escribo mi segundo libro. Contrario a la primera vez, no tengo el dinero, pero si tengo la visión, el hambre y la certeza de que lo voy hacer. He aprendido que no tengo que tener los recursos, sino ser "recursivo" (esta palabra no existe, pero es una traducción libre del término en inglés resourcefulness ) para lograr lo que quiero. ¿Qué quiere decir esa palabra? Que no tengo que tener el dinero, el tiempo o todo lo que mi mente dice que debo tener para entonces poder hacer lo que quiero. Ver los recursos donde nadie más los ve es lo que distingue a los emprendedores y personas exitosas de los demás.


Los miedos siempre van a estar ahí. De ti depende si se expandan o si los enfrentas y se reducen. La pregunta obligada: ¿cómo enfrento mis miedos? Te sugiero unos cinco pasos que me han servido, y tal vez, pueden ser útiles para ti:


1) Reconocer que el miedo está ahí y llamarlo por su nombre - lo peor que podemos hacer es decir, "no tengo miedo", pero no haces nada al respecto. Cuando reconoces la presencia del miedo, ya no tiene el mismo poder sobre ti.

2) Elige una idea y apuéstale todo a ella - en algún momento vas a tener que decidir cuál de tus ideas es lo suficientemente buena para entregarle todo tu ser en manifestarla. No te enfoques en el resultado, sino en todo el valor que esta idea agrega a ti y al mundo.

3) Rodéate de gente que lo ha hecho - dicen que tu vida es el reflejo de las 5 personas con las que más tiempo pasas. Si tienes una idea que puede cambiar al mundo, no puedes seguir rodeándote de gente que dejo de creer en la gente o en el mundo. Peor aún, critican tu idea y ni siquiera creen en las de ellos y no se han atrevido a hacer algo con las de ellos.

4) Trabaja en las habilidades - No soy un autor "best-seller", pero todos los días trabajo en mi habilidad de escribir. Un deportista todos los días practica sus habilidades. Lo mismo un músico. Si quieres brillar como un diamante, tienes que pulir el carbón primero.

5) Reconócete - Todos nacimos para brillar y ser únicos. De ti depende reconocer y valorar ese ser que vive dentro de ti y vino a este mundo a dejar una huella que nadie más puede hacerlo.



Esa naturaleza o dicotomía en la que vivimos ni tu, ni yo, la vamos a cambiar de la noche a la mañana. Va a requerir esfuerzo, dedicación, constancia, compromiso y una visión inquebrantable. No permitas que tu ser y tu idea muera porque el miedo dominó tu mente y tus acciones. ¿Cuál va ser el primer paso que vas a dar hoy para creer en ti y en tu gran idea? Lánzate. #emprender #creer #sueños #miedos #valentía #crecimientopersonal #grandeza #ser #triunfar #consciencia

49 vistas

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector