• Jorge Meléndez

No te engañes con tus necesidades

¡Que frustrante puede ser cuando quieres algo y no se manifiesta! Tal vez alguno de ustedes han seguido diferentes pasos, procesos o fórmulas para lograrlo u obtenerlo. Algunos han hecho el pedido al Universo, han hecho las visualizaciones, hacen sus afirmaciones diarias, lo han soltado (una o mil veces para no apegarte al resultado) y hasta lo has meditado. Pero en el mundo físico no se acaba de manifestar.


¿Porqué pasa eso? Para empezar, quitémonos de la cabeza la creencia si lo estás haciendo bien o mal. No hay una manera correcta o incorrecta de hacer este pedido y estar dispuesto a hacer un proceso para que se manifieste. Tal vez el detalle reside en algo que no has tocado: el pensamiento limitante que vivía en ti antes de hacer el pedido.


No es lo mismo pedir lo que creo que necesito que pedir lo que realmente quiero. Si yo quiero amor o creo que necesito tener una pareja, eso no quiere decir que estoy listo para tenerla. Tu puedes merecer el amor más grande del mundo, pero si en ti vive una creencia de que no mereces ser amado va a pasar una de dos cosas: vas a seguir atrayendo el mismo tipo de persona que atraías antes o vas a buscar maneras de sabotear la extraordinaria persona que puede ser el amor de tu vida por que no estás listo para amarla o sostenerla. Tu puedes necesitar dinero y no estar en el trabajo que realmente quieres estar.


Imagínate por un momento que eres dueño de una finca y tu le pides a Dios o al Universo, "quiero una cosecha abundante de frutas este año". Luego que haces el pedido, no preparas el terreno, no lo abonas, no lo acondicionas para recibir la semilla, es muy probable que la semilla no tenga las condiciones apropiadas para crecer y producir frutos. Esto es sólo el principio.


Si le añades a esto que no cuidas lo sembrado; no le echas agua, no lo proteges, no lo acondicionas por las diferentes condiciones de clima que puede afrontar el terreno hasta que la cosecha esta lista, no habrá frutos o por lo menos una cosecha abundante. Si mientras los frutos comienzan a crecer en lo sembrado, no lo cuidas de los insectos, aves o roedores que van a estar al asecho del cultivo, no vas a tener una cosecha abundante.


¿Ves el punto? El pedir algo es una cosa, estar dispuesto a hacer el trabajo que se requiere es otra. Recuerdo una escena de la película "28 días" (protagonizada por Sandra Bullock), donde le dicen en su proceso de recuperarse de su adicción a las drogas y al alcohol: "¿quieres saber si estás lista para tener una relación? Ten una mascota por un año y si no se muere o no te abandona, es el primer paso. Entonces quieres tener una planta por dos años y si no se muere, entonces estás listo para tener una relación. Mira a ver lo que estas dispuesto a hacer por otro y no estar pendiente sólo a ti".


¿Por dónde empezar? Primero, identifica lo que realmente quieres. Esto puede ser difícil, ya que muchas veces confundimos "necesidades" con lo que realmente queremos. El que no tengas una pareja no quiere decir que "necesitas una pareja" en este momento. Tal vez requieres trabajar contigo primero antes de tener una pareja.


Reprogramar tu mente es vital. Aquí es dónde hay que trabajar con las creencias que nos han llevado a no lograr los resultados que queremos en ciertas aspectos de nuestra vida. Si no liberamos nuestras viejas programaciones que traemos desde nuestra niñez, vamos a terminar cayendo en comportamientos de sabotaje o auto-boicot. Aquí es donde puedes romper con los círculos viciosos y convertirlos en círculos virtuosos. (Lamentablemente mucha gente no esta dispuesta a hacer el trabajo que realmente se requiere en este etapa).


Este proceso puede incluir perdonar, sanar, hacerte consciente, darte cuenta de muchas cosas y hasta comenzar a definir quién eres en realidad. Toma tiempo. Requieres ser paciente. Requieres hacer el trabajo. A menos que quieras seguir un camino de auto masoquismo e inconsciencia (aunque ya no puedes por que sabes que hay trabajo por hacer). Conlleva responsabilidad y crecer dar este paso. Solo tu puedes elegirlo y caminarlo. ¿Qué vas a hacer al respecto?

¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog! Te invito a que lo compartas con gente como tu. Te invito a que lo compartas con personas como tu y que podamos crear una comunidad de gente que cree en otros y podemos servirle a manifestar sus sueños a través del servicio y agregar valor. Ya sólo quedan 4 cupos en el Grupo de Mentes Maestras y se siguen uniendo líderes de varios países. Si quieres ser parte de una comunidad que va a impactar al mundo, tu quieres ser parte de este grupo que comienza en junio. Envía un email a jorgeamp63@mac.com.


#crecimientopersonal #reprogramación #miedos #blogger #anquiro #mentalidad #abundancia #fluir #apegos #manifestar


Lo que "necesitas" no es necesariamente lo que quieres.





148 vistas1 comentario

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector