• Jorge Meléndez

O aprendes o repites

¿Qué pasa cuando puedes resolver un desafío en tu vida con algo que ya sabes hacer, pero no lo haces? Para colmo, piensas que debe ser por otra cosa y no le das mucha relevancia a lo que ya sabes hacer.


Esta semana ha sido una gran oportunidad para realmente darme cuenta hasta qué punto he aprendido, y aplicado, las lecciones que digo que he aprendido. Es fácil decir "ya leí ese libro", "vi esa película", "hice ese curso", "fui parte de ese movimiento" o hasta pensar "ya trabajé en eso". ¿Qué tal si hay algo que aprender en el detalle y no lo has visto?


Hablando con varias personas pude percatarme que en muchas ocasiones se refieren a su proceso de crecimiento personal como un acto realizado y no un proceso en acción continua. Especialmente, si los desafíos que hoy viven los invita a re-visitar lo que una vez "supuestamente" hicieron o aprendieron. Dicen que si el evento se repite en tu vida "es por que no has aprendido la lección. Si la hubieses aprendido, no se estaría repitiendo". Hum...


Tomemos un tópico como ejemplo, ya que podría ser uno de muchos. (Esto puede aplicarse a todo). Elijo el perdón como muestra.


¿Qué tal si lo que crees que has perdonado no lo has perdonado total o emocionalmente?


¿Qué tal si lo que perdonaste fue un primer acto para poder asimilar la carga emocional que tenías pero hay una lección escondida que todavía no se revela más profunda?


¿Qué tal si la vida te está diciendo que requieres volver a caminar ese camino, no para saber que lo hiciste, sino para profundizar o crear consciencia de ello?


De la misma forma en que ves una película más de una vez, y cada vez que la ves, escuchas o aprendes algo que no viste la primera, lo mismo puede suceder con diferentes aspectos de la vida. Por más que nos guste (o no), nuestros sentidos y/o nuestra mente, no capta la totalidad de lo que el momento nos presenta, sino lo que estamos listo para captar o procesar en ese momento. Y no lo es todo, sino una parte. Aquí surge el detalle otra vez.


¿Qué tal si la primera vez que leíste el libro, viste la película, escuchaste el audio, hiciste el curso o hiciste algo fue sólo un primer paso de un proceso de crecimiento?


¿Qué tal si la vida te esta diciendo ahora mismo que requieres volver a aplicar algo ya aprendido? Pero de manera más consciente, más presente, más aplicada, más profunda. Más que para aprenderlo, sino para hacerte consciente de ello.


Muchas veces la frustración, la impotencia, la intolerancia o la renuencia de hacer ciertas cosas proviene de que ya sabes lo que requieres hacer, pero no quieres hacerlo. Eso nada más, quieres decir algo. Algunos prefieren llamarlo orgullo, desidia, pereza, soberbia, prepotencia, intolerancia o falta de aceptación. Yo digo que hay un miedo a tocar el dolor que todavía ahí queda o ser vulnerable y aprender algo nuevo del momento. ¿Qué tal si la vida te esta diciendo que es hora de descubrir algo de ti, de la situación, del evento y de la vida, que no has visto? Recuerda: "lo que resistes persiste y lo que aceptas desaparece". ¿Qué esperas?


¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog!


#crecimientopersona #consciencia #espiritualidad #mentalidad #intimidad #vulnerabilidad #blogger #anquiro #abundancia #leccionesdevida



Lo que resistes, persiste.




159 vistas

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector