• Jorge Meléndez

Séptimo paso del 2019: disciplina

Actualizado: 9 de ene de 2019

Imagínate teniendo el cuerpo que deseas tener. Imagínete teniendo la profesión, el trabajo o el negocio que siempre has soñado. Imagínate tener la pareja que soñaste. Imagínate en el lugar que siempre habías querido estar. Imagínate desarrollando el talento más deseas. Imagínate en el coche que pensabas que nunca ibas a tener y hoy lo conduces. Dicen que soñar no cuesta nada, lo cual es cierto.


Lo que cuesta es el esfuerzo que requiere hacer ese sueño realidad. Esta es la época, justo a mediados de enero, cuando muchos que dijeron, escribieron o declararon sus promesas, resoluciones o metas para el 2019, comienzan a encontrar las excusas para proponerlas o comienzan a desaparecer ante el desafío. Se ha comprobado que más del 90% de las personas que hacen resoluciones o promesas para el próximo año no las cumplen.


Lo digo constantemente en muchos talleres, vivimos el síndrome de la "Bella y la Bestia": queremos parecer la bella, pero comemos como la bestia. Queremos seguir comiendo y perder peso sin cambiar nada de lo que nos convirtió en la bestia. Luego creemos que el objetivo es llegar a un número o peso ideal para luego volver a los mismos comportamientos.


Es por esto que el tema de hoy de "Las 12 D del 2019" se enfoca en la disciplina. A finales del 2017 tomé la decisión de crear un nuevo hábito: levantarme temprano para escribir TODOS los días. El foco era desarrollar mis habilidades como escritor. Ahora, esto tendría un impacto en otros aspectos de mi vida e implicaría realizar una serie de cambios en mi vida. Algunos de estos cambios fueron: acostarme temprano, descansar más y mejor en las noches, ser más productivo en las mañanas, leer más, entre otros cosas. Pero mi foco era "escribir todos los días".


Al cabo de un año ese nuevo comportamiento pasó a ser un hábito y ya se ha convertido en una disciplina. El escribir todas las mañana es como hacer ejercicio, es como algo que ya mi ser lo pide, ya me acuesto por las noches motivado e inspirado. Mis mañanas se convierten en una especie de ritual donde todo el mundo duerme y yo recibo lo que queda de la noche y recibo la mañana. Este nuevo hábito ha tenido un notable impacto en otros aspectos de mi vida, ya que muchas personas han notado una mejoría en cosas que van desde mi nivel de enfoque, ordenar mucho más mis pensamientos y mejorar mi calidad como orador y presentador.


Este año decidí que voy a añadir una capa a esta disciplina: sacar un periodo de tiempo para pensar. Diariamente saco por lo menos 15 minutos en silencio, sin leer, sin tecnología y sin nada en mis manos para solamente observar mis pensamientos, observar hacia donde divaga mi mente o se pierden mis pensamientos para poder apreciar la manera en que mi mente requiere educarse, forjarse o capacitarse.


¿Qué quiero decir con todo esto? Aveces nos abrumamos cuando pensamos que queremos lograr una serie de cambios en nuestra vida y pensamos que tenemos que hacer muchas cosas o el proceso seria indomable o inalcanzable. Empieza con algo simple: un nuevo comportamiento. No podemos cambiar diez si no cambiamos uno. Yo elegí uno que es importante para mi, aunque el proceso implicaba realizar una serie de cambios. El secreto para la disciplina es definir un objetivo y lo que vas hacer, no qué va a pasar. A mi me funciona ese tipo de acercamiento o mentalidad. Hay gente que les gusta más enfocarse en el resultado.


Un par de preguntas que podrían apoyarte en definir los comportamientos que deseas cambiar, los nuevos hábitos que podrías incorporar a tu vida este año y que se podrían convertir en una disciplina.


1) ¿Qué áreas de tu vida te están diciendo que es el momento de cambiar ciertos comportamientos?


2) Elige los tres más importantes, significativos o los que agregarían mucho valor a tu vida en este momento.


3) ¿Cuál es el propósito por el cual deseas cambiar ese comportamiento? (Sugerencia, no enfoques en lo que deseas lograr, sino en la importancia que tendría para tu vida incorporar ese nuevo comportamiento).


4) ¿Qué impacto tendría en tu vida ese nuevo comportamiento?


5) ¿Qué otras áreas de tu vida se beneficiarían de esto?


6) ¿Cuáles van a ser algunos de los retos, desafíos u obstáculos que vas a tener que estar dispuesto a enfrentar para hacerlo?


7) ¿Cuál va ser tu sistema de apoyo, especialmente para los primeros 90 días, para mantener un nivel de enfoque, consistencia y persistencia?


Disciplina es el acto de repetir un hábito. El secreto que diferencia la calidad, la profundidad y el significado de esta habilidad es si le añades un propósito significativo a tu razón de hacerlo y el impacto que puede tener en tu crecimiento. Eso es lo que quieres mantener como tu norte. El punto no es conquistar la disciplina, sino tu mente para que trabaje en equipo contigo para lograr lo que quieres: nuevos comportamientos. ¿Cuándo comienzas a definir lo que serán tus nuevos comportamientos del 2019?


¡Gracias por leer este blog! Te invito a que lo compartas con gente comprometida a ser mejor, más grande y los que no se detienen hasta alcanzar sus sueños, metas y logros.


#crecimientopersonal #lasdoceDdel2109 #blogger #disciplina #hábitos #comportamientos #emprendedores #propósitos #sueños #creer


Disciplina comienza con un nuevo comportamiento

147 vistas1 comentario

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector