• Jorge Meléndez

Tu distractor más grande te busca

"Se acerca la navidad y todos los va a alegrar", dice una vieja canción de un antiguo y muy clásico disco navideño de Willie Colón y Héctor LaVoe. Esta época tiene un efecto sobre la gente. En algunos saca lo positivo, lo humano y la conexión. En otros, todo lo contrario. Es como si los llevara a tener una especie de des-asociación o desconexión con el entorno, la gente, por las razones que sean.


Hay algo que en esta época se despliega de muchas maneras, de muchos formas, de muchos colores y con mucha fuerza. No importa si esta época saca lo mejor o algo diferente de ti o, por el contrario, no te gusta o simplemente prefieres desconectarte del mundo en estos tiempos. Es algo en lo que todos caemos de alguna manera, ya sea directa o indirecta, así cómo consciente o inconscientemente, a menos que lo trabajes para que puedas manejarlo de otra manera.


Se trata del drama. Si algo que está presente en la Navidad (y en todas las épocas), pero en estos tiempos como que adquiere un sentido mucho más grande. Esta palabra la asociamos muchas veces con las telenovelas, las películas y muchas cosas más, pero en realidad puede aparecer de muchas maneras. Es más, el drama puede estar ausente de tu boca, pero presente en tu mente.


Si buscamos la definición de drama, encontramos que proviene del griego y gira en torno a la acción del hacer o actuar en el teatro. Ahora, si lo llevamos a la práctica social de la vida diaria, podría decirse que es la manera en que la gente recuenta lo que pasa con un grado de emocionalidad, una manera de comunicarlo o expresarlo y el impacto que tiene en la gente que lo rodea. O sea, la vida saca el actor que llevamos dentro.


Yo he tenido muchos dramas en mi vida. Recuerdo cuando tenía entre los 17 y los 28 años, salir a bailar a una discoteca (antro para los mexicanos o boliche para los argentinos) era un acto "seudo religioso". No podía quedarme en mi casa un fin de semana porque "de algo me perdería". lo convertí en un drama durante una época de mi vida. Mi familia y mis amigos lo sabían, que era lo peor. Por otro lado, había otro tipo de drama que vivía en mi mente, que nadie sabía, que impactaba mi vida de un manera mucho más devastadora, "que estar en una relación a largo plazo era como morir o era símbolo de aburrimiento", lo que tenía que evitar de alguna manera consciente o inconsciente.


El problema del drama, es que muchas veces no creemos que estamos sumidos en él, ya que tenemos la razón de sentirnos como nos sentimos, de decir las cosas de esa manera y de expresarlas de esa manera. El detalle no es la manera en que lo sientes, expresas o comunicas, sino la repetición, el patrón, el hábito o hasta la manera en que tanto tu como este tipo de situación (o personas) te encuentran "por causalidad". Te has preguntado alguna vez, ¿si algo se sigue repitiendo en tu vida, y si sigues reaccionando de la misma manera, el problema es lo que pasa o como tu eliges reaccionar? Dicen que la lección se sigue repitiendo hasta que la aprendes. Tal vez por algo sigue ocurriendo lo mismo en tu vida.


Hasta que yo no estuve dispuesto a ver que el baile, más allá de una diversión o una habilidad, era una manera de escapar mi realidad, de buscar atención que pensaba que no recibía de otra manera. De la misma forma, hasta que no estuve dispuesto a trabajar en mi creencia de que una relación es un regalo que me doy a mi mismo, seguiría perdiendo personas importante en mi vida. Yo elijo cómo quiero crear, y estar, en una relación de pareja y el tiempo no determina la condición, sino la actitud. Esta última fue muy dolorosa aceptarla y trabajarla, ya que me costó ver el daño que le había hecho a muchas personas y cómo era una forma de privarme el merecer amar y ser amado. Por eso huía, escapaba o saboteaba relaciones en mi vida.


¿Qué quiero decir con todo esto? Maneja el drama en tu vida. En la vida siempre va a estar pasando algo, ahora, cómo eliges verlo, sentirlo, reaccionar y comunicarlo es tu elección. Drama no es sólo lo que se dice, sino mucho de lo que no se dice. Drama no es sólo lo que se muestra emocionalmente al mundo, sino también lo que se reprime internamente. Drama puede ser una creencia que defiendes a capa y espada ante el mundo, así como puede ser algo que te lleva a sabotear las cosas importantes en tu vida. Y nadie lo sabe, pero tu pagas el precio.


Piénsalo. El no tener dinero, no tener tiempo, no creer que eres capaz, ser suficiente, el no merecer, el no poder tener una relación de pareja saludable, defender la razón, cagar resentimiento (o cualquier otro sentimiento que no te aporta), el vivir con una creencia interna que te limita, es parte de TU drama, aunque nadie lo sepa. Hasta que no manejas tu drama, tu vida estará sumida en ella. Repito, aunque nadie lo sepa, aunque no molestes a nadie, aunque nadie se entere, es drama. Porque tu estás enterado.


¿Cómo manejar el drama? Trabaja contigo. El drama proviene de cómo vemos o hemos interpretado las cosas que hemos vivido o las que vivimos hoy. Trabaja con cambiar tu manera de ver las cosas y cambiará tu mundo, la vida y todo lo que es parte de ella. Es simple, aunque no será fácil. Y es un proceso. Así que esta temporada navidad, que sea uno de tus objetivos trabajar el drama y no seguir aportando más a la que ya nos muestra el mundo todo el tiempo. "Se acerca la Navidad..."


¡Gracias por leer este blog! Te invito a que lo compartas con tus amigos. También a que te registres en la página, es gratis y no compartimos tus datos.


#crecimientopersonal #anquiro #blogger #drama #mentalidad #hábitos #abundancia #responsabilidad #atención #interpretación


Esta época saca este distractor como ninguna otra



98 vistas

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector