• Jorge Meléndez

Tu energía y el tiempo

Trabajando con un grupo de estudio anoche, caí en cuenta de una distinción muy importante. No es lo mismo cómo manejas tu tiempo y la manera en que usas tu energía en las cosas que haces.


Es muy común escuchar a la gente decir "estoy cansada", "no tengo tiempo", "el día no me alcanza", etc. Por lo general si le preguntas a las personas ¿en qué se te fue el día? su cara dice mil cosas, pero de su boca no sale nada claro. Es un problema muy común: la gente no mide cómo utiliza dos cosas muy importantes en su vida: su tiempo y su energía.


Parece que las dos van de la mano, y hasta cierto punto si lo están, pero si no te haces consciente de cada una, podrías vivir de manera inconsciente en el uso y desperdicio de ambas. Una cosa es pasar ocho horas en una oficina y otra cosa es la cantidad de energía que utilizas o inviertes en el tiempo transcurrido.


Considera lo siguiente (te pido que escribas la respuesta, no lo hagas en tu mente):


¿En qué inviertes la mayor cantidad de tiempo al día?


¿En qué 3 a 5 cosas estás invirtiendo tiempo que no agregan valor a tu vida?


¿En qué 3 cosas inviertes tiempo que si agrega valor a tu vida?


¿En qué 3 cosas quisieras estar invirtiendo tu tiempo que podrían agregar valor a tu calidad de vida?


¿Cómo la manera en que inviertes tu tiempo impacta negativa o positivamente tu vida y la gente que es importante para ti?


¿Qué 3 cosas vas hacer para valorar tu tiempo y aprender a ser más efectivo con él?


Primero requieres hacerte consciente de la manera en que utilizas tu tiempo. Recuerda, hay cosas en las que requieres dedicar una cantidad de tiempo (el trabajo, por ejemplo), pero hay muchas otras donde tu puedes decidir la cantidad de tiempo que vas a invertir en ello. Decir que NO, negociar tus tiempos y aprender a valor cómo lo usas son tres pasos que toda persona tomar en cuenta si desea expandirse en muchos aspectos.


Lo que nos lleva a segundo y bien importante aspecto: el uso de nuestra energía. Muchas veces damos por sentado que el uso del tiempo implica el uso de la energía, lo que puede ser cierto hasta cierto punto. Pero no es cierto en todos los casos. Ejemplo, si desperdicias toda tu energía en la oficina en tu trabajo, ¿qué tienes disponible para tus hijos cuando llegues a la casa?


Considera lo siguiente:


¿Cuánto amas lo que haces?


¿Qué importancia tiene para ti la cantidad (y calidad) de descanso diario que obtienes?


¿Qué papel juega el ejercicio y el cuidado físico en tu vida?


¿Qué haces para manejar tus emociones de manera saludable?


¿Qué haces para cuidar tu energía y vitalidad mental?


¿Qué prácticas tienes para cuidar tu energía espiritual?


¿En qué cosas estás desperdiciando tu energía?


¿Qué cosas te gusta hacer que elevan tu nivel de energía?


¿Qué impacto tiene en tu calidad de vida y en las personas que te rodean la manera en que usas o desperdicias tu energías?


Si no amas lo que haces, es muy probable que no tengas un trabajo extenuante, pero las ocho horas que pasas en la oficina no sólo se hacen eternas, sino que terminas acabado. Lo mismo si eres de los que se preocupa por todo o quieres rescatar o salvar el mundo. Hasta que no empieces a darte cuenta, y hagas algo al respecto, para cuidar tus niveles de energía, sentirás cómo la vida te deja molido todos los días y no haces lo que estas en tus manos para cuidar tu centro energético. ¿Cuándo empiezas a manejar tu tiempo y preservar tu energía?


¡Gracias por leer este blog! Te invito a que lo compartas con gente como tu.


#crecimientopersonal #coaching #abundancia #energía #tiempo #blogger #anquiro #hábitos #consciencia #cambios



El uso de tu energía y el manejo de tu tiempo es vital



124 vistas2 comentarios

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector