• Jorge Meléndez

Tus decisiones, tus resultados

Te has preguntado alguna vez, ¿qué dicen tus decisiones de quién eres, cómo eres y el mensaje que le envías al mundo por la manera en que las tomas y/o las comunicas? Todos los días tomamos decisiones, desde las que te parecen más insignificantes hasta las que crees que son las que van a marcar o definir el rumbo de tu vida. El detalle es que muchas veces no nos detenemos a mirar dos cosas: ¿qué elementos tomamos en cuenta para tomar la decisión y desde que espacio interno las tomamos?


Casi a diario escucho a muchos de mis clientes, ya sea en el plano personal como profesional/comercial, hablarme de cómo se sienten ante ciertas situaciones o personas y lo importante que es hacer algo al respecto. Algunos me lo comunican en el momento que comienzan a vivir la situación, otros cuando ya la situación colmó la copa. Algunos me lo dicen cuando no hicieron nada al respecto y ahora es un doble problema: lo que sucedía y lo que ahora sucede.


¿Cuántas veces has estado en una relación de pareja o en un empleo donde sabes que algo no anda bien, pero no dices las cosas por temor a la reacción de la persona o del jefe? ¿Cuántas veces crees que por decir a la persona lo que sientes o lo que piensas es suficiente como para que cambien las cosas pero nada sucede? ¿Cuántas veces por no encarar el problema o decir lo que te molesta, terminas haciendo algo que no quieres hacer y formas un DRAMA al respecto? ¿Qué elementos consideras cuando vas a tomar una decisión como la de adquirir un bien (casa, carro, cambiar de empleo), mudarte de país o definir opciones ante diferentes situaciones de vida?


Tomar decisiones es inevitable en la vida; cómo las tomas, cuándo las tomas y desde qué espacio las tomas es puramente opcional. Test rápido: si tu vida no cambiara en los próximos 20 años, ¿cómo afectaría tu manera de tomar decisiones hoy el lugar a donde llegarías en el 2039? ¿Cómo sería tu situación financiera, tu relación de pareja, tus relaciones de familia, tu nivel de consciencia, tu área profesional, tu crecimiento espiritual, tu salud, etc. si nada cambiara en tu manera de tomar decisiones?


He aprendido que no puedo cambiar, ni asegurar, el resultado de una decisión, pero si puedo aprender a observar, cambiar y mejorar mi forma de tomar decisiones. Durante mucho tiempo evitaba tomar decisiones, porque era mi forma de no querer tomar responsabilidad por mi vida y poder culpar a la persona que tomó la decisión. En otros momentos basaba mis decisiones en mis expectativas (lo que deseaba recibir o quería que pasara) y no en lo que tendría que estar dispuesto a invertir y dar de mi al respecto.


Ha sido con el paso de los años que he descubierto que la toma de decisiones tiene mucho que ver con lo que es nuestro modelo del mundo. Si veo un mundo escaso, así van a ser mis decisiones. Si opero desde el miedo, así van a estar enmarcadas o matizadas mis decisiones. Desde donde decido, así recibo y hasta ahí llego. Y peor aún, si vivo en reacción constante, voy a creer que estoy decidiendo cuando en realidad lo que hago es estar reaccionando para protegerme o sobrevivir cuando nunca estoy viendo la posibilidad de decidir desde mis posibilidades.


Cambiar tu forma de tomar decisiones implica estar dispuesto a cambiar tu modelo del mundo. Donde antes veías escasez, ahora ves abundancia. Donde veías miedo, ahora ves amor. Donde veías comodidad o interés personal, ahora ves incomodidad y empatía por los demás. Cuando antes sólo querías ver el beneficio, ahora ves la inversión o el riesgo. Las decisiones no son el problema, ni el resultado tampoco, sino la manera en que las tomas y desde qué espacio las tomas.


Si tus resultados no cambian, es muy probable que tu manera de ver las cosas no cambie y eso es porque tu sistema de toma de decisiones no tiene mucho margen para expandir o crecer. Ese pequeño detalle va a limitar tu campo de acción y, por ende, tus resultados. Si tu manera de tomar decisiones no cambia, es probable que afecte tu manera de relacionarte con el mundo, contigo mismo y con tu manera de crecer. En fin, la toma de decisiones refleja más lo que pasa contigo y que lo que termina pasando. ¿Qué vas hacer hoy para crecer y mejorar tu manera de tomar decisiones?


¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog!


#crecimientopersonal #mentalidad #decisiones #hábitos #abundancia #emprender #anquiro #blogger #amor #prosperidad





148 vistas

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector