• Jorge Meléndez

Tus dos grandes rivales en la vida

Sentía que tenía un hueco en el centro de mi pecho. Acababa de terminar una relación muy importante en mi vida. Hasta ese momento, tal vez la que más influencia había tenido en mi vida a nivel emocional. Me sentía acabado, derrotado y sin saber qué hacer. No quería salir, no quería hablar con nadie, no quería pensar. Lo único que deseaba era tirarme en una cama, tener todo apagado, oscuro y no salir de mi departamento hasta que no sintiera el dolor, la tristeza o la miseria que sentía en ese instante.


Pero había un pequeño detalle. Yo no era un empleado. No tenía un cheque seguro cada semana, cada quincena o cada mes. Si no producía ingresos, si no me sentaba a crear proyectos o presentar ideas o propuestas a mi clientes, no iba a llegar un cheque por debajo de la puerta. Y como no había creado un ingreso residual, mis ingresos dependían de mi presencia y de mi esfuerzo directo, no podía quedarme mucho tiempo en el estado mental y/o emocional en el que me encontraba.


Hubo otro momento en mi vida, cuando pasé por un tiempo similar, una crisis de pareja, pero esa vez yo era un empleado. Por dentro estaba distraído, desilusionado, sin saber qué hacer, pero no tenía la preocupación de tener que generar ingresos mientras manejaba mis situación personal. No es lo mismo acostarse en la noche preocupado por tu situación de pareja, pero el viernes te pagarían, que acostarse con el "corazón partío" y saber que al mundo no le importa cómo te sientes o por lo que estás pasando, sino que tienes que "seguir produciendo".


Durante mucho tiempo en mi vida, vivía sumido en dos grandes actividades que me restaban efectividad y poder: Drama y Distracciones. Algunos podría decir que el drama es una distracción, lo cual puede ser, pero prefiero separarlos ya que los dos poseen características muy particulares. Aquí el por qué.


DRAMA es cuando lo que pasa en tu vida es una buena razón para no hacer lo que que quieres hacer con tu vida. Aquí tu crees que eres el centro (el que tiene que resolver) y vives en reacción a lo que pasa, cuando pasa y eso es suficiente para no hacer lo que quieres o querías.


DISTRACCION es buscar algo en qué desviar tu atención para no construir lo que puedes hacer CON tu vida. Aquí no sabes en qué se te fue el tiempo, el dinero. Sabes que deseas hacer algo, pero no te enfocas, no te disciplinas o simplemente piensas que no puedes hacerlo por que te falta algo.


Tu puedes vivir sumido en DRAMA y nunca saberlo, ya que te gusta vivir de esa manera. Es más, alguien te lo dice y te ofendes, te defiendes o te justifica detrás de "la vida es así", "es a mí a quién le toca", "estoy sol@", "no tengo a nadie", etc. Muchos se acostumbran tanto al drama que se vuelven adictos a él y si no hay un poco de ello en su vida, se siente aburridos, no sientes adrenalina o "les falta inspiración" para hacerlo.


Distracciones no hay ni que mencionarlas. El celular nada más es el más frecuente, silencioso y ya se ha convertido en un reflejo automático. ¿Cuántas veces por minuto miras la pantalla a ver si llegó alguna notificación de WhatsApp, Facebook, Instagram, mensajes de texto o de cualquiera de tus aplicaciones o portales preferidos?


Tu vida, especialmente tus talentos y tus sueños, nunca van a manifestarse si te sigues relacionando con el DRAMA y las DISTRACCIONES de la misma manera. Tu puedes relacionarte con estas dos bestias de dos maneras. Primero, dejar que dominen tu espacio mental, emocional, energético y físico o tu decides el espacio que vas a darles en tu vida. Segundo, vivir quejándote, lamentándote o resignado de que no puedes hacer algo por culpa de alguna de las dos, o hacer lo que quieres A PESAR de que siempre van a ser parte de la vida y de la tuya.


Recuerda, tu eliges cómo quieres vivir. Tal vez hoy las circunstancias no se ven muy a tu favor. Tu puedes elegir cómo quieres relacionarte con ellas: de la misma manera en que siempre lo haces o de otra manera. Verlas de otra manera y comenzar a crear un camino diferente. Todo el que ha logrado algo sin precedente en su vida lo hizo a pesar de tener Distracciones y/o Drama en su vida. Tal vez tuvo mucho de las dos a la vez.


En algún momento esa persona miró atrás y supo que tuvo que hacer un alto y alterar su manera de relacionarse con el DRAMA y las DISTRACCIONES. Hoy puede ser el día que tu vida esté sumida en una de estos dos destructores de sueños y tu digas ALTO, BASTA, NO MAS. Hoy puede ser el comienzo de una nueva forma de vivir y de enfrentar lo que siempre has enfrentado de la misma manera. Tal vez tu no puedes elegir el combate, pero si la manera en que te lanzas a combatirlo. ¿Qué esperas?


¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog!


ESPECIAL DEL BUEN FIN HASTA EL LUNES 18 DE NOVIEMBRE: el próximo 30 de noviembre y 1ro de diciembre es el taller de "La historia del héroe", co facilitado por Sergio Hernández Ledward y este servidor. En dos días vas a tener claramente identificada la historia que define tu vida y que será parte vital de tu marca personal. Vas a trabajar tres aspectos: las siete etapas de una vida con significado; cómo tu historia se convierte en una metáfora con poder y cómo conviertes tu historia en un regalo que compartes con poder y presencia en el mundo. Sólo 30 cupos. Escribe ahora al +52 1 55 1139 2095. 25% DE DESCUENTO CON EL ESPECIAL.


#crecimientopersonal #drama #distracciones #mentalidad #enfoque #disciplina #blogger #anquiro #hábitos #abundancia



Drama y distracciones son tus dos más acérrimos rivales en la vida.







173 vistas

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector