• Jorge Meléndez

Un inventario que no caduca

Este fin de semana tuve el honor de participar en un Taller de Sogas (Ropes Course en inglés), en la ciudad de Guadalajara, donde un grupo de veintiún líderes fue parte de este evento al aire libre. El objetivo primordial de este evento es que cada persona enfrente sus miedos a través de una serie de obstáculos en diversas modalidades. Algunas dinámicas son sólo contigo, otras en pareja y varias en equipo.


Es la tercera vez que vivía dicho evento, puesto que lo había hecho por primera vez hace unos 24 años y luego unos 5 años después. Lo interesante de volver a vivir el curso no es la finalidad de conquistar o lograr los eventos, sino poder observar, reflexionar y aprender del momento de vida que estoy viviendo en este momento y cómo los miedos están presentes en mi vida. Al ser un mero participante más, pude darme el permiso de realmente ver, sentir y liberar lo que estaba viviendo y poder tener una vivencia profunda, intensa, catártica y muy liberadora.


Una lección que me quedó muy clara este fin de semana es el papel que juegan las habilidades y el desarrollo de las mismas en el nivel de éxito o mediocridad que tenemos en nuestra vida. Estamos tan enfocados en lograr el objetivo (o premio), que no miramos lo que realmente nos lleva a obtenerlo: la disciplina y las habilidades que pones al servicio de dicha meta.


Podemos quejarnos de las circunstancias, podemos refugiarnos en las excusas, podemos encontrar mil y una historias porqué no hacemos las cosas, pero al final del día (y de tu vida) sabes que te enfrentaras a dos preguntas que sólo tu podrás responder con total honestidad: ¿que sueños definieron tu vida? ¿qué habilidades desarrollaste para lograrlos? Triste sería que en ese momento tu respuesta fuera ninguno.


Pude darme cuenta nuevamente por experiencia propia, así como ser testigo de otros veinte compañeros, en qué estado se encuentran nuestras habilidades para lograr nuestros sueños. No los sueños que ya logré, sino los que estoy comprometido a lograr ahora, a mis 55 años. Habilidades que me sirvieron años atrás, ahora puedo ver en qué condición se encuentran y cómo mis miedos o mi forma de pensar hoy tal vez han atrofiado la firmeza o la flexibilidad de las mismas.


Sentir miedo en la vida es inevitable, cómo lo enfrentas es opcional (y vital) si estás decidido a lograr tus sueños. Entre las muchas lecciones que me llevé de la experiencia, sobresale la importancia de estar enfocado, de no perder tiempo en el análisis o el ruido del mundo. Como bien dijo el facilitador del taller, mi gran amigo Carlos Mendoza, "ni el mundo ni el ruido del mundo se va a detener por ti y por tus pequeñas e irrelevantes excusas o miedos". (Si vives en México - cerca de Querétaro o Guadalajara - y quieres participar en un taller de sogas de alto nivel, puedes comunicarte con Carlos Mendoza a su correo: tormenta.m.azul@gmail.com).


Algo que me resultó muy particular de la experiencia, y que suelo escuchar con mucha frecuencia en talleres y sesiones de coaching, es cuando una persona piensa que ya sanó, resolvió, soltó, procesó o trabajo algo de su pasado, y la vida te muestra que hay algo que todavía requiere sanarse de dicho evento. Este fin de semana hubo un ejercicio que era la tercera vez que lo hacía. La primera vez no pude completarlo, por mi impulsividad y mi falta de dirección. La segunda vez lo hice con los ojos vendados y lo completé al 100%. Esta vez lo que vino a mi mente durante el ejercicio fue el fracaso de la primera y no reconocer el éxito que había tenido. ¿Cuántas veces te enfocas en tus fracasos y te olvidas de las lecciones aprendidas o de los éxitos que has tenido? La importancia del mindset o cómo usas tu mente en los momentos claves es crítico. Pude completar el ejercicio con éxito, pero no con la fluidez o la confianza que sé que existe en mi.


Para completar, pude hacer un ejercicio junto a mi pareja para ver, entre otras cosas, cómo andan los siguientes aspectos: confianza, entrega, propósito y trabajo en equipo. Fue una oportunidad para ver cómo están las bases con las que fundo mis relaciones interpersonales importantes en mi vida. Aquí la lección que todavía mi sigue hablando es la importancia de la certeza en la vida y cómo la única manera de fortalecerla es con dos cosas: tener fe y creer en mi. Ahí pude ver que los miedos que hoy siento están siendo grandes maestros para sanar muchos aspectos de vida y que tengo mucho trabajo por hacer.


Te dejo con unas preguntas que podrían ser de valor para ti si las miras de cara a un sueño, meta u objetivo que hoy deseas lograr que no has logrado:


1) ¿Cómo te estás relacionando con el miedo a la hora de lograr tus metas?

2) ¿Qué papel juega el enfoque con esa meta y qué ocurre cuando te desenfocas?

3) ¿Qué habilidades requieres desarrollar para lograr dicho sueño?

4) ¿Qué fuerza te hala con mayor fuerza: el pasado o la posibilidad de un futuro sin precedente?

5) ¿Cuán grande y fuerte está tu fe y el creer en ti ahora mismo con respecto a ese sueño?


Te invito a que respondas estas preguntas de manera honesta. Si crees que alguien pueda beneficiarse de leer este blog, compártelo. Déjame tus comentarios, observaciones o críticas abajo, son bienvenidas. Hoy salió un nuevo podcast (Resetéate, lo encuentras en anchor.fm/jorgemelendez y todos los jueves tenemos un nuevo episodio de Anquiro TV, en YouTube. ¡Gracias por leer este blog! #crecimientopersonal #mindset #miedos #ropescourse #miedos #anquiro #blogger #romperbarreras #breakthroughs #suenos


Sueños: enfrenta miedos y desarrolla habilidades

88 vistas

Sigue a Jorge Meléndez en: 

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Icono social de YouTube
  • Twitter Social Icon
  • Icono social LinkedIn

© 2018 Jorge Meléndez

      Dream Connector